365 días, 13 números y millones de gracias

365 días, 13 números y millones de gracias

logo-gtm

La revista GTM cumple un año con mucha más salud

Puede ser que dentro de la redacción sea uno de los temas de los que más hablemos hoy. Por las mañanas solemos tratar un millar de asuntos, pero hoy 2 de diciembre hay uno que copa el chat y que me hace especialmente feliz: vuestra revista cumple un año. Normalmente suelo ser de los que más participan en las conversaciones, tanto que hasta a veces las hago degenerar para que lleguen a otros temas muy diferentes, pero esta mañana me he parado a leer, a ver cómo mis niños y niñas se felicitaban unos a otros por haber mantenido vivo este proyecto durante todo un año; por haber sido testigos de que cuando algo se quiere, se puede; por haber logrado superar una serie de obstáculos y problemas que los han hecho crecer como profesionales y como personas. Todo ello me hace muy feliz y el cumpleaños no nos lo tenéis que cantar a nosotros, sino que os lo tenemos que cantar nosotros a todos vosotros.

¡Cumpleaños feliz!

Habéis leído un poco más arriba eso de vuestra revista. Y es así. La revista la crea GTM, pero es absolutamente vuestra, de todos los socios que habéis conseguido que mes tras mes podamos seguir adelante, que habéis puesto la confianza en un proyecto que comenzó siendo insuficiente, para pasar a obtener un notable en nuestras notas de clase. Y no solo eso, ya que vuestra participación a través de las redes sociales con consejos, críticas constructivas y recomendaciones, así como en el Área de Socios, nos han hecho evolucionar mucho más, pues al fin y al cabo, hacemos esto por y para vosotros.

Mañana 3 de diciembre se cumplirá un año exacto desde que hicimos el anuncio de que (¡locos de nosotros!) volvíamos al papel. Un día antes, un 2 de diciembre como hoy, presentamos mi amigo Juan Tejerina y yo, el proyecto a todo el equipo, algo que había sido secreto durante un tiempo con el objetivo de sorprender y dar alas para seguir adelante. De eso ya ha llovido bastante y hemos aprendido muchísimas cosas. Nuestro bebé ha crecido hasta convertirse en todo un adulto, aunque más tarde o más temprano tendrá que madurar un poco más (pero eso es algo de lo que no puedo hablar ahora mismo jijiji).

GTM
Ya hace un año de este número 0

Habéis conseguido que la ilusión crezca cada mes en GTM, que nuestros redactores y colaboradores tengan ganas de explotar todo su potencial, de que den a conocer al mundo lo que piensan a través de los textos que podéis leer cada mes en la revista. Soy yo quien a veces les tiene que cortar un poco las alas para que no se acerquen demasiado al sol, pero el deber de un padre es que a sus niños no les pase nunca nada de nada, muchos me comprenderéis.

Lo que no nos mata, nos hace más fuertes

Me gusta mucho tirar de refranero español en mis escrituras, y es que muchas de estas frases expresan con poderosa claridad lo que quiero decir. No ha sido fácil haceros llegar la revista cada mes (y lo sigue sin ser). Para aquellos que no lo sepáis, pues estos temas los conocen nuestros socios de primera mano, cambiamos en su momento de imprenta debido a fallos graves en el servicio incidiendo esto en el futuro de la revista e incluso en las fechas de entrega; han habido veces en que los textos no han llegado a tiempo y el reloj nos pinchaba con sus agujas para que todo estuviera cerrado a tiempo u otras en las que fallos técnicos han hecho que el trabajo realizado se perdiera. Nos hemos sobrepuesto a todo teniendo en mente siempre a las personas para las que trabajamos, armándonos de ilusión y ganas para cerrar la revista cada mes a pesar de que esto no es lo que nos da de comer.

portadas

Muchos compañeros dentro de la industria se han lanzado, como nosotros, a la aventura de la edición física, la de papel, esa que se tiene en la estantería y que nos gusta conservar. Todos ellos saben lo difícil que es sacar un proyecto de estas características adelante. Queremos que todos ellos soplen velas con nosotros, pues la victoria no es solo para GTM, sino para todos los osados que han desafiado a la cómoda virtualidad que se ha impuesto en estos tiempos modernos.

Vamos a por otro año más

Como director de la revista (y encargado de dar los latigazos), debo agradecer mucho. No solo a mis niños y niñas, a los que quiero con toda mi alma, sino a todos los que os interesáis por el trabajo que realizamos aquí, por las personas que se encuentran detrás y por querer continuar con nosotros. Esto es una declaración de intenciones: vamos a continuar, vamos a seguir dando toda la guerra que podamos, pues disfrutamos con lo que hacemos y a pesar de los malos ratos, lo bueno es lo que siempre queda y debe permanecer.

¡Muchísimas gracias!

Y como decimos nosotros: seguir con GTM es salud.

Artículo relacionado