Editorial

Coldrain

Hoy la sección de ocio pega un giro inesperado para presentar su primera propuesta musical.

Coldrain comenzó su andadura en el 2007, en la ciudad japonesa de Nagoya. Aún a pesar de ser un grupo difícil de etiquetar, podríamos enmarcarlo en el género hardcore rock melódico con tintes metaleros y alternativos. Hasta la presente fecha han publicado 3 álbumes de estudio. Una caracteristica remarcable es que sus letras están compuestas enteramente en inglés, a diferencia de la gran mayoría de grupos japoneses.

Coldrain-Rock_im_Park_2014_by_2eight_3SC8031Profundizando levemente en el estilo musical del grupo, hay que subrayar el trabajo instrumental que hay tras las guitarras: tanto marcando ritmos contundentes como buscando melodías sencillas y pegadizas , sabiendo alternar ambas facetas para dar una buena cadencia a sus temas; y todo ello sin perder de vista la variedad y la calidad en sus composiciones. Esa misma alternancia entre armonía y potencia tiene lugar a nivel de voz: El vocalista es capaz de mezclar registros limpios con arrebatos de screamo que aportan un punto de intensidad y variedad a su repertorio.

No vamos a engañar a nadie: como grupo no inventan nada nuevo, aunque su nivel instrumental y musical les hacen destacar en la escena japonesa. Poseen un estilo lo suficientemente convencional para resultar asequibles para los profanos y lo suficientemente distintivo para diferenciarse de otros miles de grupos más. Además es un grupo que, a mi juicio, merece más visibilidad que la que tiene. Por todo eso Coldrain tiene mi humilde reconocimiento, recomendación y apoyo.