Un Profeta

Un Profeta

Hoy hablamos de una producción poco conocida para el gran público, pero a la que el boca-oreja a través de la red ha terminado por poner en el lugar que merece. Jacques Audiard vuelve a demostrar su buen hacer al frente de las cámaras con esta oscura fábula sobre el crimen, el tiempo y la consecuencia.

 

Sinópsis

La película nos cuenta historia de Malik El Djebena, un joven marginal devenido en delincuente a fuerza de las circunstancias. Tras haber cumplido la mayoría de edad, es trasladado a una de las prisiones centrales del país junto con el resto de delincuentes comunes. Allí despertará en una nueva y cruel realidad en la que resulta imposible sobrevivir sin aliados.

Presionado por una serie de acontecimientos, decide aproximarse a un grupo de terroristas corsos que parecen tener una gran influencia dentro de la prisión, aunque eso signifique malquistarse con las bandas de su propia etnia. ¿Conseguirá Malik sobreponerse a semejante panorama?

 

Temática y estilo

Un profeta es un vívido retrato del mundo del crimen y más concretamente de la vida en prisión. En ningún momento pretende ser una cinta social, ya que carece de voluntad de denuncia y se niega a aleccionar al espectador. La película se ha rodado para ser impactante y por eso cae en un efectismo evidente en ciertas escenas concretas, pero nunca llega a abusar de ello. Todo el peso de la narración recae sobre los hombros del protagonista: a través de sus ojos se nos cuenta la historia, y el resto de personajes tienen un papel meramente periférico.

protag2El guión es notable, copartícipe de una excelente ambientación a la que aporta un toque genuino —Comprende tres idiomas en su versión original: francés, árabe y corso—. Y llegamos al mejor apartado del conjunto: Los actores. El protagonista borda su papel y en general todo el elenco mantiene un gran nivel. Ese genial trabajo interpretativo le da una enorme veracidad a la película y hace que te sumerjas en ella desde el minuto cero.

 

Técnica y sonido

Audiard rueda muy bien, pero se nota que no le gusta alardear de ello a la menor ocasión. Todo el apartado técnico es impecable aunque a veces se nota contenido en sus formas. Unos planos decididos, minimalistas en cuanto a elementos y maximalistas en cuanto a matices expresivos. Abundancia de primeros planos y movimientos de cámara sutiles que logran capturar la atención, alternados con planos más largos pero igualmente cerrados que van construyendo una ambientación densa y agobiante, como corresponde a una prisión.

mafia_corsa

Especial mención para varias escenas que son capaces de transmitirlo todo sin recurrir a una sola palabra —la del avión, por ejemplo—. El montaje es bastante sencillo y funcional, no se detiene en abstracciones o simbolismos salvo en un par de ocasiones, revelando así un trabajo de dirección en el que el arte se valora, pero no está reñido con la praxis narrativa.

La banda sonora al cargo de Alexandre Desplat está a la altura de las circunstancias, y se fusiona tan bien con la narración que a veces pasa desapercibida por suerte o por desgracia.

 

Conclusión:

protag1Un Profeta es una película más que notable, recomendable para todo aquel que le llame mínimamente su sinopsis.  Por un lado se trata de una historia realista y oscura que exhibe una violencia sin ambages, lo que en principio descartaría a los espectadores más impresionables. Por otra parte también es una película que no renuncia a un cierto preciosismo, y siempre está dispuesta a retratar la poesía de la realidad cuando esta se presenta. Al fin y al cabo esa dualidad es un reflejo de la vulnerabilidad del ser humano, y la materia prima de la cual se erige este discreto tesoro del cine contemporáneo.

 

El Director:

El_director

Jacques Audiard (París, 1952) es un cineasta francés hijo del también realizador Michel Audiard. Proveniente de familia de artistas estudió para ser profesor antes de encontrar su vocación como guionista y director. A lo largo de su carrera ha ganado dos premios César, dos premios BAFTA, el prestigioso Visionary Award del Festival Internacional de Estocolmo, así como el Gran Premio del Jurado del Festival de Cannes en 2009 por la película que hoy nos ocupa.

Artículo relacionado