El formato papel no está muerto

El formato papel no está muerto

Borja-Columna

El producto tiene que brindar un valor añadido

por Borja Ruete


Hay una frase que se escucha muy a menudo en esta era dominada por lo digital: el papel está muerto. Ya nadie quiere tener nada más entre sus dedos más allá de una tableta o un ebook. Llevar otro objeto resulta incómodo. ¿Para qué voy a cargar con un tocho de libro o una revista si puedo hacer todo eso a través de un único dispositivo? Tiene sentido, no lo voy a dudar a estas alturas. Sin embargo, la mayor ventaja del formato físico es que sigue existiendo como un objeto real. Se puede tocar, sentir, y las hojas tienen un olor característico que—al menos a día de hoy—, es imposible emular con la tecnología que está en el mercado.

Y pese a todos los gadgets que pululan por las tiendas, el papel se niega a expirar su último aliento. Sí, es cierto que ha perdido presencia; sí, seguramente no todos sepan apreciar lo que supone acariciar la superficie de la hoja o rellenar una biblioteca de libros paulatinamente. Como en todo, los que trabajamos en prensa o en medios editoriales sabemos que ya no se tolera cualquier medianía, que es necesario hacer un esfuerzo grande para atraer la atención del lector.

En el sector de videojuegos reinan las mismas revistas coronadas desde hace más de veinte años. El resto de publicaciones de papel han desaparecido prácticamente de los quioscos y a duras penas se asoman, de vez en cuando, con manifiesta timidez. Derrotar a esos colosos es más que un David contra Goliat: tienen un público fiel y un nombre de marca poderoso que se ha forjado y fortalecido a lo largo de estas décadas. Y a todo esto se une la crisis del papel; el condenado declive del papel.

¿Y qué se puede hacer frente a esta tendencia negativa? Básicamente, lo que intentamos hacer revistas como Desperta Ferro o la propia GTM. Adaptarse, buscar un diseño atractivo y construir un producto premium: papel de calidad, portadas atractivas, buenas maquetaciones y contenido diferenciado y elaborado. Son trabajos casi artesanales, cuidados al máximo y creados con mucho cariño. Es entonces cuando el papel adquiere una entidad que no tiene ningún producto digital. Una publicación de papel bien cuidada siempre luce más cuando se materializa como objeto palpable.

En esta casa sabemos que no es suficiente con la revista física y por eso tenemos también una web. No obstante, confiamos plenamente en el papel como una posibilidad de ofrecer un producto distinto, exclusivo. Estos días hemos estado en un estand en la Madrid Gaming Experience y muchos lectores se han interesado y han adquirido nuestras publicaciones. Es posible que seamos un pequeño reducto, pero estoy seguro de que las ventajas del papel van a impedir que el formato fenezca.

Artículo relacionado