¿Microsoft da por perdido el mercado español?