El temor a las revisiones de consolas

El temor a las revisiones de consolas

Borja-Columna

¿Esperar o no esperar?

por Borja Ruete


Uno no sabe ya cuándo comprar una consola. Hacerlo el día de lanzamiento te permite disfrutar de ella desde el principio, observar cómo evoluciona y vivir toda la actualidad del videojuego en primera persona. Sin embargo, durante esta generación la brecha entre máquinas y revisiones ha engordado. Nintendo lleva décadas comercializando diferentes versiones de sus consolas, mientras que Sony y Microsoft también han obrado de manera similar desde que entraron en este negocio. Con todo, New Nintendo 3DS y PS4 Pro marcan una línea distinta, ya que, por primera vez, el software también luce mejorado en los nuevos dispositivos.

Todo esto me invita a reflexionar y a formularme la siguiente pregunta: ¿es adecuado comprar el primer modelo de una máquina? Reconozco que es una de las inquietudes que más me están atosigando en esta generación. No tengo una PlayStation 4 y estuve a un solo paso de hacerme con ella el pasado mes de marzo. No obstante, dio la casualidad de que justo por aquellas fechas empezaron a surgir rumores muy vívidos sobre la nueva versión del hardware de Sony, conocido casi desde el principio por su nombre en clave: PlayStation 4 Neo. Sea como fuere, el caso es que he esperado pacientemente y al final voy a hacerme con una PS4 Pro el próximo 10 de noviembre. ¿Mi paciencia se verá recompensada? Eso aún está por ver.

Hace solo unos días se anunció Nintendo Switch, la nueva máquina híbrida de la Gran N que promete aunar características de sobremesa y de portátil en un único dispositivo. Sin que a día de hoy conozcamos oficialmente las características técnicas ni apenas unas pinceladas de los juegos por llegar, Switch es una consola que me atrae mucho como concepto y que creo que puede suponer un revulsivo después de la convulsa época de Wii U. Al mismo tiempo, soy extremadamente escéptico en lo que se refiere a la autonomía de la batería en su faceta portátil. La tecnología de los dispositivos y la duración de las baterías parecen discurrir a muy distintas velocidades, y cuesta creer que Nintendo Switch no vaya a dejarnos en la estacada a mitad de la partida.

La bola de cristal está para los videntes, pero los rumores, el devenir de la industria y el modus operandi anterior de Nintendo apuntan a la posibilidad de que Switch también reciba revisiones en el futuro. Si dentro de unos años se mejora la batería y aumenta la potencia, ¿merecerá la pena comprarla de lanzamiento? Me cuesta encontrar argumentos favorables, muy a pesar del gran interés que tengo en hacerme con ella cuanto antes.¿Esperaréis vosotros?

Artículo relacionado