Twitter y el apaleamiento colectivo