Kojima no abandonó Konami; había salido a merendar