OCULUS RIFT SEGÚN GAMERENFURECIDO

OCULUS RIFT SEGÚN GAMERENFURECIDO

Hola a todos de nuevo amigos de Games Tribune, tras unas semanas sin aparecer por el rincón del hater esta semana vuelvo para darle caña al hadware de realidad virtual, más concretamente al Oculus Rift (Oculus VR, 2014) así pues comencemos con este artículo en el que os expondré los principales déficits o puntos negativos de estas innovadoras gafas de realidad virtual. ¡Vamos allá!

OculusRift1Como muchos ya sabéis el Oculus Rift (Oculus VR, 2014) nació este año 2014 a través de una campaña de financiación en la web de crowdfounding “kickstarter”, gracias a las donaciones de miles de usuarios este proyecto pudo llevarse a cabo. De esta forma nacieron estas gafas de realidad virtual que a muchos se les antojan como el futuro de la industria de los videojuegos y un cambio radical en la jugabilidad de los mismos; pero en mi opinión no es oro todo lo que reluce. Hace poco pude probar por primera vez el segundo kit de desarrollo de Oculus Rift (Oculus VR, 2014), con todas aquellas mejoras que prometieron respecto a resolución, mareos, etc. Pues bien después de una intensa prueba en un juego de terror indie… no me ha convencido en absoluto.

Este nuevo hardware que para muchos se antoja como la panacea y el futuro de los videojuegos tiene más contras que pros, si bien es cierto que lo que he podido probar es un kit de desarrollo, hay fallos muy graves que solucionar para futuras versiones, por hacer un resumen rápido de lo que comentaré más adelante, el dispositivo deja mucho que desear respecto a comodidad e inmersión en el juego ya que el simple hecho de ponerte el armatoste en la cabeza supone una distracción.oculus-rift-ifixit

Es importante recalcar que no es el primer dispositivo de realidad virtual que vemos en la industria, los más antiguos recordaréis sin duda la famosa Virtual Boy (Nintendo, 1995) esa consola diseñada por Nintendo que no cuajó y que con el paso de los años se ha calificado como la peor consola de la compañía nipona y también como uno de los mayores fracasos de la industria. ¿Y sabéis que prometía? Efectivamente “realidad virtual” de la época, al igual que hoy en día nos la ofrece Oculus Rift (Oculus VR, 2014). Si bien es cierto que la tecnología de aquella época dista muchísimo de lo que tenemos ahora no debemos pasar por alto este precedente en los dispositivos de realidad virtual.

Bueno, una vez presentado el dispositivo de Oculus VR y establecido el precedente de Virtual Boy (Nintendo, 1995) comencemos con la crítica en sí. Como ya he dicho antes la prueba con las nuevas gafas de realidad virtual fue realizada sobre un juego indie de terror cuyo nombre no recuerdo o más bien no quiero acordarme, nada más empecé a ponerme las gafas surgió el primer problema que aunque parezca una tontería es Virtual-Boybastante serio, las gafas de realidad virtual no me cabían con las gafas de ver puestas. Una vez me quito las gafas y me coloco las de realidad virtual… ¡sorpresa! No veo una mierda, y no es que el juego tuviera malos gráficos ni mucho menos, sé que el problema es mío ya que soy miope y en ese momento pienso en la cantidad de gente aficionada a los videojuegos que tienen problemas de visión y necesitan gafas para ver bien y lo que se tendrán que gastar en lentillas para disfrutar plenamente de este dispositivo.

Pero no termina ahí la cosa, la experiencia sigue y a pesar de estar condicionado por no ver bien los gráficos del juego, soy positivo e intento no evaluar el juego si no el dispositivo en el que lo estoy jugando. Para mi sorpresa no hay tanta sensación de realidad como puede parecer cuando ves a la gente jugando la demo gráfica de la montaña rusa, todo lo contrario, las gafas no reaccionan tan rápido ni con tanta precisión como tu cuello y necesitas girar y forzar varias veces la cabeza para llegar al ángulo que quieres.

 

Pero sobre todo lo peor que tiene este nuevo dispositivo es el hecho de lo incómodo que es, el agobio, la presión en la cara y el calor que da hacen que la inmersión en el juego se anule por completo, mientras jugaba con la gafas de realidad virtual puestas no podía parar de pensar en el tiempo que me quedaba de juego y deseaba que pasase lo más rápido posible porque lo estaba pasando mal, los giros son mareantes, y el agobio que sientes provoca dolor de cabeza. Puede ser que sólo me pase a mí pero lo dudo, ya que he recibido críticas parecidas de profesionales del mundo de los videojuegos.

B2_vKjwIcAAfV6e

Para terminar un pequeño resumen: El Oculus Rift (Oculus VR, 2014) se plantea como el futuro de los videojuegos pero no es la panacea, tiene muchas cosas que mejorar y no solo respecto a gráficos o especificaciones internas, también debe mejorar en confort y accesibilidad, pensar que no todos los usuarios somos iguales, mejorar el control del jugador sobre el dispositivo… en general hay mucho que pulir y es curioso porque mientras que Virtual Boy (Nintendo, 1995)  decepcionó a la industria, a mí me encantó y me sigue encantando esa consola, llamadme antiguo, pero ahora que todo el mundo alucina por este nuevo dispositivo a mí me parece que no es tan fantástico como lo pintan. Habrá que esperar para ver si las gafas de realidad virtual se convierten en un gran éxito o terminan en fracaso, el tiempo dirá.

Hasta la próxima, amigos de Games Tribune. ¡Manteneos enfurecidos!

 

Artículo relacionado