Sonic Boom podía haber sido mucho más espectacular