Darkest Dungeon, jugando con las emociones