La clave del éxito es conocer bien el campo de batalla