La fiebre de los superhéroes invade los videojuegos