La ventana de la ansiedad con los survival horror más sencillos