El ‘más vale maña que fuerza’ de los videojuegos