Microsoft podría compensar a los jugadores por las caídas de Xbox Live