Varias publicadoras quieren añadir sus juegos en EA Access