Análisis Assassin’s Creed Rogue

Análisis Assassin’s Creed Rogue

Assassin’s Creed Rogue. Quizás el nombre no le pega del todo, pues la historia de esta entrega es un capítulo de los más oscuros en la historia de la hermandad de los asesinos de las colonias americanas. Encarnaremos a Shay Patrick Cormac, un asesino que tras una experiencia de lo más impactante, cambiará su vista sobre los asesinos y sus propósitos para con el mundo. Comenzaremos siendo un miembro más de una pequeña hermandad de asesinos, formada por nuevos personajes y algunos que ya conocíamos de anteriores entregas. El lugar en el que se desarrollará la historia será América del Norte en la formación de las colonias, mucho antes de los sucesos de Assassin’s Creed III y después de lo acontecido en Assassin’s Creed IV Black Flag, si lo enfocamos desde el orden argumental de la historia de la saga.

Los personajes presentes en nuestra historia serán Shay Patrick Corman, un, podríamos calificarlo como, aprendiz experimentado, pues es el que menos rango tiene de todos los presentes en dicha compañía. Shay es muy combativo, irrespetuoso y algo fanfarrón, aunque también tiene cosas buenas como respetar el credo al que se somete al cien por cien. El líder principal de la orden a la que pertenece Cormac es Aquiles, el anciano que adiestra a Connor en Assassin’s Creed III. Colocado en la hacienda Daven Port, por Adewale, un viejo conocido y de hecho, un Adewale más viejo, pero a la vez más sabio y sobre todo libre junto a la hermandad, aunque Aquiles fue entrenado por el pirata Ah Tabai quien hizo aparición en Assassin’s Creed IV junto a Edward Kenway. En la hermandad de Aquiles también están presentes, Liam O’Brien, amigo desde la infancia de Patrick, Louis-Joseph Gauthier De La Vérendrye, un noble explorador que tiempo después se uniría al Credo de los Asesinos, Hope Jensen, la discípula predilecta de Aquiles -no os dejéis engañar por la belleza de sus ojos ya que si puede os clavará un puñal y os moriréis antes de que haya salido por la puerta- y por ultimo Kesegowaase, nativo americano y un buen rastreador que se unió a la hermandad tras intensificarse los conflictos de los ingleses contras los nativos americanos.

Shay_RenderTras un desastre natural provocado por Shay, este comenzará a cuestionar el credo de los Asesinos. Llegados a este punto, la hermandad opta por hacerle objetivo de la misma, acorralado y sin otra salida, Patrick encuentra en los Templarios a los hermanos con los que ayudar a la sociedad de una forma anónima, eso sí llevándose por delante a algunos asesinos, aquellos por los cuales fue traicionado o por lo menos, así lo ve. En la parte de los templarios contaremos con personajes también conocidos, uno de ellos es Haytham Kenway, hijo de Edward y padre de Connor, un templario de los más serios y con el que hay que tener cuidado, el otro templario con el que colaboraremos más en la historia será, Christopher Gist, el cual se unirá a Shay de una forma que podría interpretarse como de hermanos.

Esta nueva entrega se desarrollara en América del Norte y en el océano Atlántico Norte. En la parte de surcar los mares poseerás un buque llamado El Morrigan, grande, majestuoso, personalizable y absolutamente mejorable como en las anteriores entregas. Contaremos con armamento nuevo para el barco, así como armamento para nosotros mismos. En el mar podremos encontrarnos con muchos lugares, desde cuevas totalmente heladas, hasta la caza de animales que jamás creeríamos que hubieran existido. En dichos lugares podremos encontrar cosas de incalculable valor, a la par que antiguas. River Valley es una de las principales zonas en las que podremos mejorar nuestros equipamientos, así como nuestro barco y cazar asesinos en sus escondites. Es una pequeña población, con un precioso bosque en el que adentrarse y cazar animales y gente. Nueva York estará presente, aunque en forma de una ciudad poco avanzada pero muy bien detallada sin lugar a dudas: es la sede – por llamarlo de alguna manera – de los asesinos de las colonias. Patrick deberá asestar un duro golpe en dicha ciudad, haciendo menguar las fuerzas de los asesinos en ellas. Contaremos con lugares tanto de acceso por mar como a pie, que nos dejarán pasmados, muy logrados en el ámbito de imagen y de reacciones con los elementos.

En la saga de Assassin’s Creed siempre se nos ha mostrado el punto de los asesinos como bueno, como si ellos no hicieran nada malo, aunque si se observa bien desde el primer momento, también se puede apreciar palabras y actos templarios en más de un asesino de élite, o que sea algo famosete, desde las supuestas sabias palabras del asesino Al Mualin, pasando por las palabras de algún mentor italiano, hasta esta nueva entrega siempre ha habido referencias de comportamiento templario en algún asesino. Donde pudimos comprobar más de este tipo de referencias, fue en Assassin’s Creed III, donde si recordamos el principio del juego lo comenzamos con el padre de Connor, Haytham Kenway, un templario pero que anteriormente fue adiestrado por los asesinos, debido de quien era hijo. Assassin’s Creed Rogue, nos trae la verdadera historia de cómo un asesino es transformado en templario por los sucesos llevados a cabo por la hermandad de los asesinos. El titulo se podría definir como un Yin-Yang de la saga, es decir, en todo momento se ha estado mostrando en un alto porcentaje lo bueno, que en este caso eran asesinos, pero en este título se muestra la parte mala de lo que supuestamente siempre fue bueno.

AC-Rogue-review-3

La jugabilidad es de lo más similar a Assassin’s Creed Black Flag, solo que algo mejorada. A la hora de navegación, encontraremos todas las similitudes, en otras palabras: parece un copia-pega del código de jugabilidad del anterior título, pero que resulta algo más fluida, aunque de vez en cuando nos topamos con algún bug como casos en los que el barco se ralentiza, o de repente pega un sprint a lo loco hacia delante, cosa de lo más extraña. Uno de los bugs con el que me quede más sorprendido fue cuando de repente me choqué con un iceberg y lo atravesé. Son pequeños fallos que se solucionaron después, pero según estás jugando puede ser molesto. A pesar de todo consigue sacarnos una carcajada. También es cierto que solo me ha ocurrido en algunas zonas del mapa, sobre todo en la parte norte, pero los fallos de la navegación se ven algo cubiertos por la jugabilidad a la hora de estar en tierra, donde puedo decir orgulloso que no he encontrado ningún bug, ni he atravesado paredes ni edificios, ni nada por el estilo, algo que es un punto a favor de la desarrolladora.

1407257255-assassins-creed-rogue-1En los controles de parkour nos encontramos con quizás, y desde mi punto de vista, el más fluido hasta ahora al no trabarse en ningún tramo de escalada. Se hace todo más llevadero a la hora de hacer asesinatos aéreos, escalar atalayas, o simplemente huir de los enemigos, por ende he de decir que el parkour es del que mejor he visto hasta ahora. Los controles siguen siendo sencillos de manejar; contamos con el sistema para las armas de la ruleta y con los botones de selección rápido para actuar con una buena destreza. La interfaz es más sencilla de lo habitual, aunque a la hora de combatir en tierra entramos en esa situación en la que se te marcan todos los enemigos con puntitos rojos como si eso fuera un bebé con sarampión, algo que por mi parte sobra, el porqué de ello es porque nunca sabes quién te va a atacar y mucho menos si estás de espaldas. Es algo más que lógico, eso hace o por lo menos a mí me provoca como una especie de desincronización del juego, porque lo que parece ser una batalla real, encarnando yo a un supuesto templario diestro con la espada, pierde esa sensación de absorción y que te devuelve al mundo real. Es algo que me parece que hace años deberían haber retirado, para hacer más realista el juego. La interfaz en los mares es la misma de siempre, con lo cual lo único que tengo que decir sobre esto es algo que dejaré en mi conclusión, opinión general y final del título.

Las posibilidades con el entorno del juego he de reconocer que son muy amplias. De por sí contamos con los ya conocidos elevadores para subir rápidamente al tejado. Si recordáis, en Assassin’s Creed III cuando Connor de repente entraba por la ventana de la cocina, atravesaba toda la casa haciendo parkour y salía por la otra ventana como si nada. Aquí es algo similar solo que entras por una puerta de lo más rara, subes unas escaleras y saltas a lo loco por una ventana, algo que no sé por qué pero me gusta, aunque la verdad la gente de aquellos tiempos era demasiado confiada, dejar las puertas de las casas abiertas es algo que escapa a mi entendimiento.

acrogue_weapons

A la hora de ocultarnos tendremos varios sistemas, entre ellos los famosos fardos de heno, pero también regresarán a nosotros los montones de arbustos donde caminar agachados y sorprender al enemigo, así como el sistema de mezclarse con gente, entre otros algo menos útiles, pero que en algunas misiones serán muy útiles. Algo que han introducido en este título y que la verdad me ha llamado muchísimo la atención son los llamados rastreadores, un tipo de enemigo, el cual es como un asesino experto y puedes detectarlo siguiendo las voces que salían en el multijugador cuando estaba un enemigo cerca. Lo único que si un rastreador te ve, puede pegarte una puñalada como si nada, te deja medio muerto. Algo que para mi gusto hace de este título algo más realista, mejor y que espero lo usen en futuras entregas. Se recupera un viejo tipo de asalto que se vio en Assassin’s Creed Revelations, si recordáis el tipo de asaltos cuando invadían nuestros refugios, pues esto es similar pero de un modo libre: tendremos que asesinar a los dirigentes de dicho puesto, quemar la bandera y una tercera opción que varía según el lugar, en Nueva York disfrutaremos de muchos de este tipos de actos, dado que es el lugar donde más sitio de este tipo encontraremos.

La nueva entrega goza de una buena visualización gráfica. Los entornos están bastante logrados, no podemos dejar de ver que es una consola y que dicha consola está en la Old Gen, pero esto no ha impedido a los chicos de Ubisoft obtener un buen resultado de detallismo en cuando a los entornos se refiere, por ejemplo, en New York nos encontraremos con casas a medio construir. La naturaleza goza de un verde muy natural a la par que virgen, dado que en aquella época muchos de los páramos naturales no habían sido tocados. En las zonas del mar, en las que hay formaciones de hielo brutales, se ha logrado un realismo bien captado, algo muy logrado y del cual pueden sentirse orgullosos.

assassin_s_creed_comet-2634979Ahora llega lo malo: a la hora de ver los escenarios de frente o alrededor, el tema de las sombras o efectos oscuros pierde un poco debido a la pixelación, ya sea de la pantalla o del juego en sí, pero si juegas en una pantalla de alta definición, es raro no darse cuenta de dicho efecto. Los personajes están logrados pero son mejorables, sobre todo en los atuendos, comparando estos con toda la saga de las Américas, todos me parecen lo más similares y simples, pero se podría decir que todos son únicos al fin y al cabo algunos tienen funciones especiales, a la hora de moverse algunas veces los trajes se quedan algo extraños, o no se mueven, pero esto es algo común debido a los bugs del juego, un gran fallo que deberían de subsanar. En cuanto a los rostros dentro de las animaciones del juego he de decir que es de lo mejor y de lo que más les hace ganar puntos, junto con los paraísos helados.

En el apartado musical encontramos quizás de lo más destacable del juego y sin duda alguna, lo que menos fallos tienen.  La banda sonora del juego, compuesta por Elitsa Alexandrova, reutiliza las voces de las sopranos de Assassin’s Creed II, junto con algunos toques de flautas orientales. Todo ello consigue darle un toque único, que consigue una perfecta armonía entre la banda sonora y el ambiente. En algunas canciones mezcla la percusión, la voz, cuerda e instrumentos de viento, alcanzado un clímax impresionante, algo que podemos ver nada más comenzar el título, con la introducción del mismo. Es una banda sonora que merece más de una escucha con atención.

Assassins_Creed_Rogue_Sapphire-Shipwreck-Sunny-Panorama

Los efectos sonoros son otro tema a tener en cuenta dentro de este apartado. Sonidos como los del mar, las olas chocando, los cañonazos o las tormentas están muy bien alcanzados para un oído común. Sin embargo efectos como algunos sistemas de distracción como los buscapiés, o el típico silbido desde los arbustos, es algo que no termina de convencer pues, si de repente estoy patrullando y algo me silba (algo que no parezca un pájaro) de entre los arbustos, primero tiro una granada y luego voy a ver que era. Pero bueno hay que tener en cuenta que eran otros tiempos, quizás sea uno de los porqués de este tipo de cosas, pero como dije al principio este es el tema que menos fallos tiene.

Como conclusión final decir que es un juego que vale mucho la pena jugar, sobre todo si sois grandes fans de la saga y os gusta enteraros bien de la historia pues aquí podréis ver si lo que dicen de los templarios es cierto, y escoger vuestro propio credo a partir de aquí, por si aún estabais indecisos. Por último, decir unas palabras hacia Ubisoft: es un buen juego, no cabe duda, aunque no le vendría mal pulir unos fallos. No existe el juego perfecto pero si buenos juegos que quizás con un poco más de trabajo alcanzarían un mayor logro dentro de la industria. Assassin’s Creed Rogue habría que pulirlo, por el tema fallos, ahora el tema de historia también se podría alargar un poco más.

Artículo relacionado

Análisis de Fifa 17

Análisis de Fifa 17

Comienza la nueva temporada y Electronic Arts vuelve a ofrecernos sus cualidades a la hora…