Borderlands The Pre-Sequel

Borderlands The Pre-Sequel

Locura, humor, ingenio y diversión. Son las cuatro palabras que mejor definen la saga Borderlands (Gearbox Software-2K Games, 2009-2014). Su trayectoria ha estado llena de halagos, y poco a poco se han ido ganando una gigantesca comunidad de fans. Con sus locos personajes, sus chistes ácidos y su acción frenética, Borderlands ha conquistado nuestros corazones con sus dos entregas. Ahora han sacado la tercera: Borderlands The Pre-Sequel, que promete estar llena de momentos épicos y contarnos un poco más de la historia de Pandora. ¿Es un éxito o un fracaso esta nueva entrega? Para mí la respuesta es bien sencilla: es prácticamente lo mismo de siempre.

Analizar Borderlands The Pre-Sequel me resulta algo complicado, ya que ha sido el primer juego de la saga que he probado. Suena extraño, e igual no os fiaréis de mi criterio por ello, pero os aseguro que me he informado y he probado los anteriores títulos a medida que jugaba a este para no daros información falsa. Mientras descubría y gozaba de esta saga, me di cuenta de los parecidos entre los tres títulos. La jugabilidad es parecida, los tipos de personajes también, y las situaciones son igual de hilarantes. Borderlands The Pre-Sequel es casi lo mismo que las anteriores entregas, pero con sus particularidades.

La mayor novedad que presenta el juego es el cambio de ambiente, ya que esta vez la acción se desarrollará en la luna de Pandora. Esto supone que la gravedad es menor y no hay atmósfera respirable, así que podremos saltar mucho más alto y necesitaremos oxígeno para vivir. Esos dos pequeños detalles dan mucho juego a la hora de pelear, ya que podrás romper las máscaras de oxígeno a los enemigos y hacer que mueran por asfixia; y la capacidad de saltar más alto hace la lucha más dinámica y divertida. Estas nuevas adiciones junto con la belleza de la luna, hacen que Borderlands consiga quitarse un poco las telarañas y la sensación de repetición que podría haber arrastrado la saga.

BorderlandsAlgo que también puede atraer bastante es la idea de poder conducir por la luna, lo cual está bastante bien; pero a la vez llega a cansar un poco. Los vehículos en Borderlands The Pre-Sequel no tienen demasiada importanciad, ya que no tienen mucha variedad ni tienen mucha más utilidad sin contar la obviedad de desplazarse más rápido. Aunque debo agradecer la presencia de estos mecanismos de transporte ya que tendremos que ir y volver del mismo sitio bastantes veces, lo que puede llegar a convertirse en una rutina tediosa que hará que acabemos hartos de los mismos escenarios. En ese sentido muchos juegos tienen estos problemas, ya que a falta de mapas nos muestran una y otra vez lo mismo en distintas misiones. La Luna como escenario resulta atractiva, pero la repetición de los escenarios sumado a la poca variedad de misiones llegan a causar verdaderos estragos negativos a la hora de querer seguir jugando.

Ahora viene la parte más subjetiva de este análisis: si te gusta Borderlands, querrás jugar a esta nueva entrega, pero si no te convencieron los anteriores dos juegos, este es prácticamente lo mismo añadiendo algunas novedades para no aburrir a los consumidores. Borderlands The Pre-Sequel es más de lo mismo, es fiel a lo que hizo grande a este título, y por ello se merece —en mi opinión— unos cuantos halagos. Los chistes van en la misma dirección que antes, pero a la vez son frescos y originales; al igual que todos los personajes que nos vamos encontrando. Todo lo que imaginéis en los anteriores títulos estarán aquí conservados, pero también contará con cambios en algunos aspectos tanto para bien como para mal.

En cuestión de efectos, música, doblaje, y todos los asuntos relacionados con el sonido, los desarrolladores han dado en el clavo con todo. La música es muy buena, el doblaje es maravilloso y consigue sacar todas las carcajadas posibles, y los sonidos —en especial los de las armas— están bastante logrados. Han sabido encontrar la voz indicada para cada personaje y hacer que quede genial, gracioso y perfecto. Se nota a la legua que los actores de doblaje escogidos han sabido hacer su trabajo y llevarlo a cabo con gran esfuerzo.

02Pero lo superior y el plato fuerte de este título es la jugabilidad y las situaciones cómicas que en parte esta origina. Para mi primera partida en Borderlands The Pre-Sequel he escogido a Claptrap como personaje, ya que adoro a este robot. Sus frases son fantásticas y sus habilidades aleatorias le dan al juego un sabor magnífico, ya que muchas de sus habilidades se basan en pura suerte o en lanzar novas de amistad para curar a nuestros aliados y machacar a los enemigos. Además, gracias a que es un robot no necesitaremos oxígeno en la luna, lo cual es tanto un punto a favor como en contra; no necesitar oxígeno es quitar la novedad de los respiradores en esta nueva entrega, pero a la vez nos ahorramos un problema y un quebradero de cabeza. A pesar de este medio punto negativo, Claptrap consigue conquistar el corazón de todo el que lo maneje.

Otra parte que en mi opinión han tratado de mejorar es la historia. Han sabido dar un inicio lo bastante impactante e interesante como para que queramos saber qué pasa después. Si bien después tarda un tiempo en volver a engancharnos con el hilo principal, poco a poco se van viendo las razones por las que lo hacen. No quiero comentar absolutamente nada del hilo argumental para no fastidiar la experiencia, pero sí diré que me ha encantado ver de nuevo a Jack y observar su papel en el argumento. Lo malo es que tardan demasiado en contarla, y cuando lo hacen parece que falta algo de sustancia. Realmente podrían haberse esforzado un poco más en ofrecer un guión más trabajado.

También debo añadir que lo que menos me ha gustado del título es el apartado gráfico y técnico. Debido a que he probado la versión de Playstation 3, he sufrido bajadas de imágenes por segundo, menos calidad que en las otras plataformas y el dichoso auto apuntado de la consola. Mi recomendación es jugarlo en PC, y si no es posible en las consolas de nueva generación, ya que en la antigua veremos bastantes problemas en las texturas y los bordes. A pesar de esto, la experiencia no se ha visto mermada, así que si solo podéis jugar en estas plataformas y sois fans de la saga, no os arrepentiréis.

Una advertencia que me gustaría decir es que las misiones son bastante simples. En su mayoría son ve allí, mata a tal persona, recoge esto y vuelve. Así una y otra vez. Las novedades en la franquicia no han llegado con este título, y a la larga se nota bastante, ya que puede resentir a la hora de seguir jugando. Llegar a un nuevo lugar debería de significar emoción para ver que nuevas cosas puedes hacer, pero aquí significa saber que tienes más recados opcionales esperándote que lo único que consiguen es retrasarte y darte —a veces— alguna buena recompensa; pero cansan con demasiada rapidez. Aunque al menos te sirven para conocer, de vez en cuando, a algún personaje gracioso con un momento bastante divertido que ayuda a que no te des cuenta de lo que estás haciendo en la misión.
borderlands_the_pre_sequel_screen_2_61902Otro punto negativo que he podido observar es la IA de los enemigos. Si bien es cierto que parecen haber mejorado con respecto a los anteriores títulos, sus decisiones y su forma de enfrentarse a nosotros es un tanto absurda y descuidada. Por lo general no buscan coberturas y muchas veces los veremos disparando a paredes que puedan estar entre medias, o incluso empiezan a dar vueltas sobre sí mismos. No tratan de buscar una buena estrategia ni los propios jefes en sí, todos funcionan a través de un patrón que tienen que cumplir obligatoriamente, y la mayoría de ellos basan sus acciones en cargar contra ti o dispararte hasta que tengan que recargar el arma. Pero al menos sus diseños son bastante originales y curiosos, aunque se nota que han reciclado unos cuantos de anteriores entregas de la franquicia. Eso sí, no esperéis combates cortos, ya que una vez que los enemigos empiezan a salir, estaréis enzarzados en la batalla un muy buen rato.

Así que, después de hablar de la mayoría de puntos de Borderlands The Pre-Sequel, queda preguntarse: ¿Vale la pena el juego realmente? Sí y no. El título cumple con lo que promete, es divertido, te entretiene y te da más del universo de Borderlands; pero a la vez está por debajo de sus anteriores entregas. Parece que se queda a la sombra de lo que representan los dos títulos antiguos, y eso se nota en varios puntos. Si os gusta la saga no creo que os decepcionéis realmente, pero tampoco os voy a descubrir la última coca-cola del desierto si os recomiendo encarecidamente que juguéis. Para mi gusto es un juego que pasará sin pena ni gloria realmente, ya que —aunque las comparaciones sean odiosas— no consigue alcanzar a Borderlands 1 y 2 en calidad objetiva.

BorderlandsRealmente es un título bueno si quieres alejarte un poco de los shooters típicos de acción que se centran más en el duelo multijugador, pero tampoco os quiero mentir diciendo que he gozado cada minuto que he pasado en Borderlands The Pre-Sequel. No me ha tenido demasiado enganchado ni me ha dado todo lo que esperaba. Admito que me he reído, me lo he pasado bien, y que probablemente vuelva a jugarlo; no obstante, no deja de tener unos cuantos fallos que, en sí, no merman la experiencia jugable, si no que lo hacen más aburrido y tedioso.

También me gustaría aclarar la razón de la nota de este análisis. Podrían haber seguido con un magnífico título que resalte los mejores puntos de esta saga y explotarlos, pero no terminan de cuajar algunas aspectos y puede terminar aburriendo. Además, estoy siendo más duro en parte porque es la tercera entrega de una saga, y los fallos deberían de estar cada vez más pulidos —al menos en mi opinión—.  Si os ha gustado el primero y el segundo, lo más seguro es que esta nueva entrega también os conquiste, pero no creo que deje la misma marca que los dos anteriores ni de lejos. Dicho todo esto, considero que este va a ser uno de esos juegos a los que cogerás un gran cariño o dejarás en la estantería como uno más.

Texto escrito por Borja Suárez.

Artículo relacionado