||||

Análisis de Skyrim Special Edition

1 vote, average: 3,00 out of 51 vote, average: 3,00 out of 51 vote, average: 3,00 out of 51 vote, average: 3,00 out of 51 vote, average: 3,00 out of 5
Loading...
Análisis de Skyrim Special Edition

Vuelve Dovahkiin

Skyrim aterriza en la presente generación de consolas


De acuerdo a nuestro código ético, informamos que la copia analizada de Skyrim Special Edition nos ha sido cedida por Ziran.

Bethesda Softworks tiene entre manos dos de las marcas más queridas por la comunidad del videojuego. El pasado año dimos la bienvenida a Fallout 4, el estreno de la franquicia post-apocalíptica en la presente generación de consolas. Sin duda fue una llegada bastante exitosa, aunque todavía nos quedaba una espina clavada: un nuevo The Elder Scrolls. La compañía ha dejado bien claro que aún queda para que llegue ese día, pero para hacer más amena la espera decidieron darle un lavado de cara a Skyrim. Muchos pensábamos que era la entrega que menos lo necesitaba, pero quién sabe, puede que tenga sus motivos de peso para aterrizar en este preciso momento.

Tras su revelación durante el pasado E3, hoy por fin recogemos los frutos de aquella presentación: Skyrim Special Edition. Esta remasterización incluye los tres contenidos descargables que llegaron en su día, además de las mejoras visuales propias de una edición con este calado. Aunque sin duda su plato estrella es la implementación de mods en consola. Ya vimos con Fallout 4 cómo se desenvolvía el método, pero su llegada a Skyrim será un gran soplo de aire fresco para aquellos que vivieron la aventura en Xbox 360 y PlayStation 3. Pero antes de entrar en materia, conviene conocer qué es y cómo se desenvuelve el The Elder Scrolls más célebre hasta la fecha.

Conviértete en el Sangre de Dragón

El impero se tambalea

4- Skyrim Special Edition AnálisisSkyrim Special Edition nos introduce en la piel del Sangre de Dragón, un ser especial que tiene la capacidad de absorber almas de dragón así como de hablar en su lenguaje. Tras una introducción de lo más intensa, elmundo se despliega ante nosotros. La filosofía de la franquicia es bien clara: vive tu aventura como quieras y cuanto quieras, con completa libertad de movimiento y decisión. Como su propio nombre indica, la aventura se desarrolla en Skyrim, una región nevada y montañosa al norte de Tamriel. El estado social y político no se encuentra en un buen momento. Los nórdicos poseen un fuerte carácter independiente, por lo que no les gusta que un imperio amedrentado por los Altos Elfos tome posesión de sus tierras. Pese a que la aventura principal sigue el camino del Sangre de Dragón, la guerra civil y las disputas territoriales son el telón de fondo para una aventura épica.

El juego ha sufrido grandes cambios en cuanto al progreso y desarrollo del personaje se refiere respecto a anteriores entregas. Completar misiones no nos reportarán puntos de experiencia, sino que el uso de ciertas facetas aumentarán el valor de la misma, así como de la barra de nivel. Por ejemplo: si usamos filos a una mano, aumentará la estadística; al subir de nivel podremos invertir un punto en las habilidad de la rama en la que nos queramos especializar. Cuanto mayor sea el rango de una rama, más habilidades podremos desbloquear. Este método cercena toda posibilidad de crear un personaje que domine todas las técnicas, como ocurría en Oblivion.

Las facciones siguen teniendo un gran peso en el desarrollo secundario. El gremio de luchadores ha sido relegado para dar paso a uno completamente nuevo: Los Compañeros. La hermandad oscura sigue muy presente, al igual que el gremio de ladrones; ambas tienen la mejor cadena de misiones que podamos encontrar en él. Por otra parte, el gremio de magos ha perdido bastante protagonismo, tornándose bastante insípida. Con una guerra civil en ciernes, también podremos tomar partido en el combate que se librará por todo el territorio, pudiendo participar en el bando que tu elijas. O ayudar a la rebelión de los Capas de la Tormenta por devolver la independencia a Skyrim, o uniéndote a las filas del Imperio para devolver la estabilidad a la nación.

10- Skyrim Special Edition Análisis

Las misiones siguen un desarrollo simple en lo que a mecánicas se refiere. Todas se ciñen a la narrativa, dejando un escaso margen de variedad o elección. Pocas decisiones encontraremos, no existen apenas variantes de la trama. Esto puede chocar con la perspectiva del tiempo, pues es una de las virtudes de Fallout: New Vegas —cuyo lanzamiento se produjo un año antes que el de Skyrim—. El trabajo de Obsidian Entertainment fue impecable, por lo que algunos echamos de menos parte de su herencia en los siguientes títulos de Bethesda. Sin embargo, el trabajo en las mazmorras es digno de elogio. Adentrarnos en ellas es una pequeña aventura a través de la vieja historia de la comarca. Entre enemigos, jefes y pequeños puzles la variedad está más que servida.

Por la parte jugable, el sistema de combate da una de cal y otra de arena. Por un lado se desenvuelve bien, despuntando cuando utilizamos técnicas sigilosas y armas a distancias. Pero la lucha cuerpo a cuerpo deja bastante que desear, pues simplemente es apretar el gatillo y bloquear de vez en cuando. Con el paso de las horas se convierte en una tarea bastante monótona, pues pocos factores influyen en él. Y hablando de influencia; dos de los culpables de tales sensaciones son la regeneración de salud y el no desgaste de nuestro equipamiento. En un RPG espero mayor profundidad, pero en él es todo lo contrario. No hay que adoptar ninguna estrategia, y menos aun preparar tus aventuras. Simplemente has de llevar lo más fuerte que tengas. Esto me hace pensar que Skyrim se asemeja más a una aventura que a un título de rol puro. Lo que está claro es que estamos ante un RPG light, es decir, para todos los públicos.

También saca de contexto el nulo impacto que tienen nuestras acciones en el mundo. Durante nuestra travesía nos toparemos con hilos argumentales de gran relevancia no solo para Skyrim, sino para la franquicia The Elder Scrolls. Pero una vez realizada la tarea, el mundo sigue igual. Lo único que cambian son algunos diálogos de los guardias, pero nada más. Convertirte en Thane —mano derecha del Jarl de una comarca— es una empresa que te la venden con grandes artificios, pero a la hora de la verdad seguirás siendo el mismo, con casi ningún nuevo privilegio más allá de la posibilidad de adquirir un hogar.

1- Skyrim Special Edition Análisis

Es una auténtica lastima, pues el trasfondo de la saga es realmente interesante, al igual que todas las disputas que ocurren en Skyrim. Pese a que gran parte de las misiones narran hechos que mantienen la intriga, no dejo de pensar lo desaprovechado que está. Pero que no os hundan los puntos negativos que señalo; el título es una experiencia fantástica, donde invertir horas tiene su recompensa. El diseño del mundo es parte fundamental de este hecho, pues la compañía ha exprimido casi al milimetro sus estancias para que el jugador pueda perderse con libertad.

La duración de la trama principal gira en torno a las veinte horas, mientras que completar gran parte del contenido secundaria alargará bastante dicha cifra. En este tipo de títulos es complicado dar un número exacto, pues varía dependiendo del jugador. Tened presente que completar todo os llevará más de cien horas.

Expandiendo la aventura

Crea un hogar, conviértete en Lord Vampiro y vuelve a Morrowind

Durante los meses posteriores al lanzamiento del título, la compañía lanzó tres contenidos descargables, siendo dos de ellos auténticas expansiones. Muchos demandaron la llegada de una aventura adicional del tamaño de Shivering Isles —la segunda y última de Oblivion—, pero lo cierto es que no llegó nada a su altura. Sin embargo, Skyrim recibió mayor variedad a lo largo de cada uno de ellos, llamados Dawnguard, Hearthfire y Dragonborn.

Dawnguard nos volvía a poner en el fuego cruzado entre dos bandos. Una antigua raza de vampiros ha surgido en Skyrim, por lo que la Guardia del Alba acecha para darles caza. Con ella se añaden nuevas localizaciones dentro de sus fronteras, como mazmorras, fortalezas y diversas zonas inhóspitas. Pero las novedades impactan en el plano jugable, como el uso de ballestas o la posibilidad de combatir a lomos de un caballo. También se mejoró las habilidad para los licántropos y vampiros, teniendo estos últimos la posibidad de adoptar la forma de Lord Vampiro.

7- Skyrim Special Edition Análisis

Pese a que su duración está entre las doce y catorce horas, las sensaciones son bien positivas. Hay algunos detalles del trasfondo que tienen peso en el desarrollo de Dawnguard, lo cual enamorará a los seguidores de la saga.

Poco después llegaría Hearthfire, un pequeño DLC enfocado a la construcción y gestión de tu hogar. Varios Jarls nos darán la opción de comprar un terreno en su comarca, donde poder edificar a nuestro antojo. A quienes les guste la recolección de materiales y posterior creación encontrarán su hueco. Podremos crear nuestro hogar a partir de varios módulos establecidos, los cuales varían según lo que quieras presentar. Por ejemplo: si quieres tener tu propio jardín botánico créalo en el ala oeste, mientras que si quieres un sótano con maniquís de exposición podrás hacerlo. Como es normal, se introducen nuevos componentes artesanos que girarán de forma específica en dicho contenido.

Además, se nos habilita la posibilidad de adoptar a los niños que nos encontremos huérfanos en las ciudades. Si tu corazón se parte al verles vagar sin rumbo, podrás acogerles en el seno de tu nuevo hogar. Al igual que a tu pareja si ya te has casado, la cual se establecerá también en ella. También podremos contratar a un mozo que cuide tu hogar mientras te encuentras ausente, poniendo a punto todas las plantas o elementos que tengas en crecimiento. Está claro que fue la antesala de la gestión de los asentamientos en Fallout 4.

2- Skyrim Special Edition Análisis

Por último tenemos a Dragonborn, el contenido final que se convirtió en todo un flechazo a la nostalgia de los seguidores de la saga. Iremos directamente a la isla de Solstheim, la que recordaréis por ser la localización de la expansión Bloodmoon de The Elder Scrolls III: Morrowind. Canciones, armaduras y edificios emblemáticos del título aparecen en una versión mucho más actual, pero sin perder la esencia que les hizo únicas. La mayor novedad en el plano jugable consiste en la posibilidad de domesticar a tu propio dragón, aunque no lo podremos manejar; tan solo sirve para desplazamientos rápidos.

La mayor importancia de Dragonborn se encuentra en su trama, pues otro Sangre de Dragón tiene esclavizada a media isla. La duración de la misma, entre misiones secundarias y el hilo principal, varía sobre las dieciséis y veinte horas. Es sin duda la expansión con mayor calidad, aunque quedó por debajo de las expectativas de los usuarios.

En lineas generales el contenido es de calidad, añadiendo bastantes horas adicionales con variedad de objetivos y mecánicas.

Skyrim en pleno 2016

¿La remasterización está a la altura?

Cuando tratamos con una remasterización, solemos andar con pies de plomo. La mayoría de las ocasiones estamos ante productos por debajo del listón establecido; incluso algunos llegan en un peor estado que el título original. Skyrim Special Edition no lo considero una gran remasterización, aunque tampoco es mala; simplemente está en la media de lo que podemos esperar. Las mayores novedades se encuentran en la versión para consola, pues como ya sabréis podremos hacer uso de los mods que suba la comunidad. Aunque antes de entrar en el tema, nos centraremos en los aspectos visuales.

Skyrim Special Edition luce bien, muy bien de hecho. La mejora respecto a la pasada generación es más que obvia, utilizando los recursos de las mejoras del Gamebryo para dotar de mayor potencia al mundo. Se ha aumentado la vegetación, al igual que la resolución donde ambas consolas alcanzan los 1080p. La versión que hemos analizado corresponde a la de Xbox One, y en ella el acabado final es realmente sólido; los treinta frames por segundo se mantienen sin titubeos durante toda nuestra travesía.

8- Skyrim Special Edition Análisis

También es digno de mención el anti-aliasing temporal utilizado, el cual mantiene la imagen sin ninguna imperfección. Visualmente ofrece una calidad similar a la de Fallout 4, mostrando esa imagen un poco difuminada que le otorga un aspecto cinemático. Al igual que el campo de profundidad elegido cuando enfocamos objetos o personas en primer plano. Sin embargo, esperaba algo más de esta remasterización. Las texturas siguen siendo las más desfavorecidas en el computo global, y parece que no se ha querido meter mucha más mano; lo justo y necesario para lucir mejor. Los usuarios de consola serán los que más agradezcan el cambio, aunque quienes venimos de jugar al original en ordenador lo apreciaremos menos.

Los mods han provocado bastante controversia. La versión de PlayStation 4 tan solo puede almacenar un solo Gigabyte entre todos, siendo ellos creados únicamente con material del propio juego. Todo lo contrario que en Xbox One, donde el límite se establece en cinco Gigabytes y con completa libertad para utilizar materiales de donde sea. Esta división hace que el título para la consola de Sony pierda gran parte de las creaciones de la comunidad, pues gran parte de ellas tienen contenido generado por el propio autor. Por ello, desde aquí os animo a que si podéis elegir entre las dos, os decantéis por la plataforma de Microsoft.

9- Skyrim Special Edition Análisis

La descarga y búsqueda de mods es bien sencilla. En el menú principal se ha añadido una opción donde poder buscar entre todos aquellos que se hayan subido a la plataforma de Bethesda. Una vez elijamos el que queremos, lo descargamos y automáticamente se añadirá a nuestra biblioteca. Tened en cuenta que algunos mods precisan de un orden concreto de carga, lo cual podremos organizar en el mismo desplegable. Todo lo relacionado con ellos es bastante intuitivo y ágil, adaptado para todos los usuarios. Pero cuidado, jugar con mods desactiva los logros y trofeos, por lo que si es vuestra primera vez en Skyrim quizá querréis desbloquearlos.

Conclusiones

Pequeño aperitivo para The Elder Scrolls VI

Skyrim Special Edition es una remasterización correcta, enfocada principalmente para aquellos usuarios que gozaron del título original en consola. La mejora visual es buena, aunque sin alardes, siendo los mods los auténticos protagonistas. Sigue sin haberse pulido ciertos errores que permanecían en el título original, lo cual choca al tratarse de una versión mejorada. Un mayor empeño por parte de la compañía no hubiera venido nada mal, aunque pese a ello la experiencia Skyrim está mejor que nunca.

Si eres un recién llegado o te apetece sumergirte de nuevo en él, tendréis una ingente cantidad de horas por delante. En cambio, si ya dais por cerrado vuestro capítulo con Dovahkiin, Skyrim Special Edition no ofrece ninguna novedad de peso con la que atraparos. Ahora eres tú quien tiene que decidir.

11- Skyrim Special Edition Análisis

Artículo relacionado