Impresiones: Star Wars Battlefront (beta)

Impresiones: Star Wars Battlefront (beta)

Os contamos nuestros primeros pasos en Battlefront por el planeta helado Hoth.

La beta nos ha dejado muy buen sabor de boca y, si bien son necesarios algunos ajustes, el juego promete mucho

  • Jugamos una misión cooperativa, ¡y no está nada mal!
  • Recorremos el mapa masivo —40 jugadores— de Hoth

La beta de Star Wars Battlefront ya está aquí y no hemos podido resistirnos a contaros nuestras primerísimas impresiones tras probarlo en nuestras consolas. En concreto, nos juntamos un grupo de valientes redactores reconvertidos a héroes galácticos por unos instantes.

Tras entrar por vez primera en el juego (β), lo primero que llama la atención es su interfaz. Minimalista, muy limpia e intuitiva, resulta bastante fácil moverse a través de ella aún si no eres muy ducho en el género. Llama la atención la esquina superior izquierda, donde una serie de iconos de jugadores relucen junto a tu avatar. Se trata de una zona específica dedicada al equipo, indicativo incuestionable de que en este juego el trabajo en equipo va a ser clave y hay muchos esfuerzos centrados en la cooperación entre jugadores. Además, existe un “slot” diferenciado del resto, dado que aparece literalmente pegado a nuestro avatar. Hablamos del hueco para nuestro “partner” (compañero); que será ese amigo con el que tengamos especial afinidad a la hora de jugar y con quién decidamos establecer esa relación denominada como “partners” que nos dará ciertas ventajas a ambos. Al morir podremos, por ejemplo, elegir renacer en el punto exacto que se encuentre nuestro compañero.

atstAntes de iniciar la partida podremos elegir entre misiones (en modo individual o cooperativo) o saltar directamente al multijugador online. Lo primero que hicimos fue echar una partida rápida en el modo cooperativo mi “partner” y yo. Se trataba de una misión en un planeta árido, donde teníamos que sobrevivir a ciertas oleadas de enemigos; y algún que otro AT-ST.

Como introducción al juego, la misión cooperativa está bien, y es una buena manera de empezar a jugar antes de cometer la “imprudencia” de adentrarnos en un online que —de primeras— puede resultar, como poco, caótico. Esta misión en modo “oleadas” no supondré ningún reto (ojo, que jugamos en dificultad normal) y nos ayudará a hacernos con los controles. Un sistema de manejo muy clásico, donde todo estará justo donde esperamos si tenemos cierta experiencia en esto de los shooters. Apuntaremos con el gatillo izquierdo, dispararemos con el derecho, nos agacharemos con el círculo, saltaremos con la X… ¿nada nuevo, verdad?

Llamará la atención eso sí, la utilización de una “baraja” de acciones adicionales, en las que tendremos un lanzagranadas asignado al botón izquierdo (L1), un jetpack en el botón derecho (R1) y un icono que dice “cargar” en el triángulo. Pronto descubriremos que estas acciones le dan un toque diferencial al juego, especialmente por los amplios tiempos de recarga que tienen tras su utilización: haciendo de estas características un bien preciado, y no habilidades que utilizar a lo loco. Las armas, al menos las que pudimos probar, no pierden munición. Su uso constante las recalienta y podemos dejarla enfriar sin más, o llevarla al máximo y forzarla a que se enfríe por sí sola. En esta especie de “recarga” si somos avispados, podemos acelerar el proceso pulsando el botón cuadrado en el momento exacto. Un sistema que nos recuerda mucho a Gears of War, dado que también nos penalizará si no pulsamos en el momento adecuado.

Tras terminar de familiarizarnos con los controles y aprender esta nueva faceta de habilidades con recarga (o cooldown), nos fuimos directos a Hoth, a rematar la faena como auténticos héroes.

hoth1Nuestro personaje subirá de nivel, ganará dinero y se podrá personalizar armamentísticamente. Esto es algo que confirmaremos al acceder a la sala previa a la partida, dado que podremos acceder desde ahí a las opciones de personalización. Poco armamento y la mayoría bloqueado al inicio así nos lo indican. A diferencia de la partida anterior en la que disponíamos de esa “baraja” que nos permitía equipar tres acciones, nos veremos sin cartas en nuestra mano y ninguna habilidad extra con la que combatir a nuestros enemigos. No desesperéis, a medida que avancemos en el juego iremos desbloqueando este tipo de cartas para personalizar nuestras habilidades como más nos guste.

Una vez empezada la partida nos daremos cuenta de la inmensidad del juego. Hoth es simplemente enorme, y desértico (aún para ser de hielo). Una bestial planicie donde constantemente suceden cosas y en la que apenas puedes sentirte a salvo, dado que no parece haber ningún punto en el que poder parapetarte a estudiar la acción de la pantalla. Como rebeldes, nos tocaba defendernos de un asalto imperial donde un buen número de AT-AT y AT-ST serían parte del equipo enemigo. Para ser una primera partida, resultó ser un auténtico caos de desesperación y muerte. Los soldados enemigos, muchos y muy avispados, nos superaban constantemente. La maquinaria de guerra que iba con ellos no hacía la labor más sencilla. Muertes desde todos los ángulos, sin llegar a ver a tu asesino y una sensación de desconcierto constante fueron la tónica de esta primera partida «¿Dónde estoy?» «¿Desde dónde me disparan?» «¿Pero cómo me ha visto?» Y más preguntas propias de un noob vinieron a mi mente en este primer encuentro.

[button link=”http://www.gamestribune.com/microsoft/xboxone/impresiones-star-wars-battlefront-beta/2/” color=”teal”] Página 2 »[/button]

Artículo relacionado

Análisis de Punch Club

Análisis de Punch Club

Mientras se lee este análisis, recomiendo encarecidamente buscar y escuchar «Eye of the Tiger»; es…