Análisis 3D OutRun

Análisis 3D OutRun

¿Puede haber algo mejor que conducir tu estupendo coche por distintas zonas, al lado de tu chica y sintiendo el viento acariciar tu rostro? Poder hacerlo donde queramos y eso es, precisamente, lo que podemos hacer con 3D OutRun, el port destinado para explotar al máximo el visor 3D de la portátil de Nintendo. ¿Lo ha conseguido? Respuesta breve: Sí. Respuesta larga: Por supuesto que sí.

Siempre solemos decir que si algo funciona, para qué cambiarlo. Lo que vemos en un primer vistazo con 3D OutRun es justamente eso: tenemos exactamente el mismo juego que ya forma parte de la historia de los videojuegos y que muchos de vosotros pudisteis disfrutar en vuestras Mega Drive –o en cualquiera de las ediciones y colecciones que se lanzarían a posteriori- pero con algunas mejoras que lo vuelven a convertir en un clásico de los videojuegos.

8En cuanto a historia, poco podemos decir al respecto y es que ni le hace falta. Conducimos nuestro carísimo coche, un Ferrari Testarossa, junto a nuestra chica, una espectacular rubia, durante 5 fases con el único propósito de llegar a una nueva en el tiempo límite. Cada zona se divide en 2, siendo el camino izquierdo más fácil y el derecho más complicado y nosotros tendremos que conducir sanos y salvos, consiguiendo escapar de cada curva y esquivando el tráfico que adelantaremos a nuestra altísima velocidad.

Esto, que a priori resulta increíblemente simple… Pues lo es. Pero precisamente en eso radica su encanto. Tan sólo tendremos que acelerar por las diferentes carreteras y superar las distintas fases. Acelerar, frenar, derrapar y esquivar. En eso consiste los 5 minutos que nos durará cada partida, pero lo más importante no es lo que tenemos como juego, si no las novedades que se incluyen en esta versión y justifican los 5 € que nos gastaremos.

3d_outrun_04-615x369

La primera, y la más importante, el paso a los 60 FPS. En esta ocasión, los fondos y escenarios se moverán con una fluidez increíble y aquellos que jugaran al original podrán notar –y agradecerán- esta mejora. Sin embargo, esta mejora hace que veamos algunos fallos gráficos, en especial a la hora de chocar, lo que hace que nos quedemos parados durante unos segundos  y consiguen que veamos los trucos que utilizó en su momento Sega AM2 para conseguir esa increíble sensación de velocidad.

La segunda, la introducción de ciertos “trucos” o ayudas. A medida que vayamos llegando al final de cada ruta se desbloquearán estas ayudas –aumento de la velocidad máxima, ayuda al girar, no perder velocidad a la hora de salirse de la carretera o perder menos tiempo reduciendo el impacto contra otro coche o con los objetos del escenario- que nos permitirán llegar al final y mejorar cada vez nuestro tiempo final. Esto aparte se puede facilitar –o dificultar-, ajustando el máximo de tiempo que tenemos al finalizar cada ronda.

unnamed-1-626x352Finalmente, la introducción del 3D me ha sorprendido gratamente. Por algún motivo, no veo bien las tres dimensiones de la portátil, no importa donde ponga el regulador o la distancia, siempre lo veo borroso. Sin embargo, en 3D Outrun lo veo increíblemente nítido, aumentando más la vertiginosa sensación de velocidad.

¿Justifican todas estas novedades el gastarse 5 €? A medias. Está claro que OutRun es un título que forma parte de la historia de los videojuegos y que poder jugarlo donde queramos es un increíble aliciente. Pero también hay que tener en cuenta que llegar al final de las 5 rutas te puede costar poco más de 30 minutos, aunque la rejugabilidad y el querer batir nuestro mejor tiempo siempre estará presente, ya sea con ayudas o no. Y si no te gusta esta versión, al pasarte el quinto y último final, desbloquearás el OutRun original. ¿Qué más se puede pedir?

Artículo relacionado

Análisis de Punch Club

Análisis de Punch Club

Mientras se lee este análisis, recomiendo encarecidamente buscar y escuchar «Eye of the Tiger»; es…