Japón ya tiene a su Pokémon favorito