El musical de Zelda, por sorpresa en el metro de Madrid