Nintendo busca calmar a los inversores en su última reunión