Gracias a Pokémon GO, Nintendo ahora vale más que Sony

Artículo anteriorPasión por lo retro