Las unidades de Wii U que quedan ya se han enviado a Occidente