La calidad no sólo está en Game Freak