Especial – ¿Qué Juego marcó la vida de las consolas? – Nintendo 64

Especial – ¿Qué Juego marcó la vida de las consolas? – Nintendo 64

[dropcap size=big]E[/dropcap]n la redacción no paramos. Cada día se nos ocurren nuevas ideas sobre las que escribir y llegados a este punto se nos ocurrió pararnos a reflexionar sobre cuáles han podido ser los juegos que han marcado la vida de las consolas que ya se han retirado elegantemente a un lado. Como nuestros redactores tienen mucha cuerda, algunos han querido mojarse y dejarnos este especial sobre juegos y consolas que empezamos con Nintendo 64. Ellos ya han elegido ¿y vosotros? ¿Cuál o cuáles han sido los juegos que han marcado a Nintendo 64?

[speech_bubble type=”std” subtype=”a” icon=”../../../uploads/2015/04/ecff154dd204c85cf978707d111e3f38-bpfull.jpg” alt=”” name=”Omar  Moreno”]

Mario64

Mario 64

Cambiar de una generación a otra no es tarea sencilla, y más todavía cuando tu consola está muy asentada en el mercado. Nintendo se encontraba ante ese reto con Nintendo 64. Aunque se tenga la consola más potente y arquitectónicamente superior al resto siempre hay un factor que suele inclinar la balanza hacia un lado y ese es el catálogo de salida de la consola, sobre todo los juegos exclusivos que reciba. En este campo Nintendo supo jugar sus cartas y colocar a uno de sus personajes más conocidos en primera línea de batalla, dando como resultado un juego que no sólo revolucionaría el género sino que crearía escuela, hablamos de Super Mario 64.

El juego, a simple vista, ya venía con una gran baza y era la de ser el primer juego de Mario con gráficos tridimensionales poligonales. Para la época era todo un espectáculo visual. No sólo porque era un juego de aspecto más real, sino también por la viveza de los colores que presentaba.

El argumento del título se basaba en la premisa que venía explotando desde hacía muchos años: salvar a la princesa por enésima vez, teniendo que reunir las 120 estrellas de poder para poder rescatarla. Pero esta vez era diferente al resto, no tenía que recorrer una pantalla de inicio a fin, en una frenética carrera saltando obstáculos y enemigos. Esta vez los jugadores iban a disfrutar de dos elementos que no habían tenido hasta el momento, libertad y resolución de puzles.

A través de quince vastos niveles, todos ellos con su propia temática, podíamos explorar cada rincón, ver qué secretos nos ofrecía, luchar con diferentes enemigos o encontrarnos pintorescos personajes que nos retan o piden algún favor. En cada mundo había un total de 7 estrellas a conseguir pero para ellos deberíamos explorar a fondo cada mundo y resolver el enigma que hay detrás de cada estrella.

Pero, ¿quién no se ha dejado llevar y ha ido saltando de un lugar a otro sin sentido simplemente por la libertad de poder hacerlo? ¿Quién no tiró por el barranco al simpático pingüino del mundo de nieve en vez de llevarlo a su madre para ver si volaba? ¿Quién no se ha pasado horas surcando los cielos de las diferentes pantallas gracias a la gorra alada? Super Mario 64 ofrecía tantos aspectos que era imposible no desprenderse de la búsqueda de estrellas para buscar y crear nuestra propia aventura. Cañones con los que dispararnos como si artistas de circo fuéramos, carreras contrarreloj, surfear por cualquier terreno montados en la concha de un Koopa, nada hasta quedarnos sin oxígeno,…

El éxito del juego estaba más allá de ofrecer la primera aventura de Mario en tres dimensiones, en derrotar a Bowser y que quitara las zarpas de Peach, el juego triunfó porque supo hacerse divertido reinventándose a si mismo y marcando  un nuevo camino para los juegos de plataformas.

Super Mario 64 supo marcar el camino para Nintendo 64, abriéndole un hueco a la consola en un momento de cambio en el que había más que perder que ganar.

 

Omar Moreno

Redactor

[/speech_bubble]

Artículo relacionado