Nintendo Wii: 10 años, 10 juegos

Nintendo Wii: 10 años, 10 juegos

Una década desde el fenómeno

Diez juegos imprescindibles


Hablar de Nintendo Wii es hablar de uno de los mayores fenómenos de la historia del videojuego. GameCube daba sus últimos coletazos mientras asomaba el misterioso nombre de Revolution, una nueva era que llegaría de forma inminente. Y así fue, y es que Nintendo Wii llegó un 19 de noviembre de 2006 a Norteamérica (en el resto del mundo tuvimos que esperar un par de semanas) para desatar el fenómeno hasta, varios años después, situarse como una de las consolas más vendidas de todos los tiempos. Con un hardware desfasado, una idea innovadora con respecto al control que no terminó de asentarse y un escaso apoyo por parte de las desarrolladoras, es posible que el éxito de la consola fuese un arma de doble filo pero, sin lugar a dudas, su catálogo nos dejó algunos juegos de gran calidad y en este humilde tributo me tomaré la libertad de recomendaros diez de ellos, tantos como años tiene la consola. Me gustaría señalar que no pondré orden y que la selección no deja de ser algo íntimo y personal.

Nintendo Wii - Wiimote


Wii Sports

El gran abanderado de la consola, incluido en prácticamente todas ellas y, por ende, uno de los videojuegos más vendidos de todos los tiempos. Una toma de contacto perfecta del potencial que podría llegar a tener el Wiimote. Independientemente de que nos gusten o no los deportes que nos propone, todos los que tuvimos la consola corrimos como demonios para meter el disco y probar el sistema de control del nuevo mando. Personalmente, el golf fue el que más elaborado me pareció y no fueron pocas las partidas que jugué intentanto superar mis mejores registros.

Super Mario Galaxy

He de confesar que mi idea original era destacar la segunda parte puesto que es una oda al género y, para mí, uno de los mejores videojuegos que se han visto jamás. Pensándolo mejor, no creo que haga falta ni destacarlo, por lo tanto he preferido centrarme en la primera entrega, pues supuso un nuevo salto en el género y se trató del gran estreno de Mario en la generación, sucediendo a un Super Mario Sunshine que, sin ser para nada un mal juego, creó una gran división de opiniones entre los fans del fontanero. Un control exquisito, un derroche de imaginación en cuanto a la dirección de arte y una jugabilidad a prueba de bombas. Mario en estado puro.

Xenoblade Chronicles

El juego de Monolith Soft es, en mi humilde opinión, uno de los grandes RPG de la generación. Una especie de MMORPG en solitario, con unas proporciones prácticamente inabarcables y unas ideas brillantes. Recorrer esos vastos escenarios y toparte con una bestia que apenas cabía en la pantalla fue algo inolvidable. Un título al que había que dedicarle —sin exagerar— varios centenares de horas si de verdad queríamos exprimirlo y descubrir cada rincón de su mundo. Tampoco podemos olvidarnos de su magistral banda sonora a cargo de Yoko Shinomura y Yasunori Mitsuda; basta con echar un vistazo al historia del ambos para darse cuenta de las aptitudes de ambos compositores.

The Last Story

Otro RPG. en este caso uno muy particular debido a su aparente linealidad durante gran parte del juego. En el juego trabajaron dos pesos pesados de la industria: Hironobu Sakaguchi y Nobuo Uematsu. Si te gusta el rol occidental tienes que ponerte en pie al leer estos dos nombres. Lo cierto es que The Last Story no trascendió demasiado por culpa tanto de su particular propuesta como del escaso stock que recibió. Sin embargo, una gran historia de amor, una banda sonora para el recuerdo y, posiblemente, una de las mejores ciudades vistas en el género (Lazulis) lo sitúan como un imprescindible tanto de la consola como del género.

Donkey Kong Country Returns

Hacía mucho tiempo que no disfrutábamos de un Donkey Kong como los de antaño, como los de Super Nintendo. A mí me gustó bastante la entrega de Rare para Nintendo 64 pero, aún así, tenía muchas ganas de una nueva entrega en dos dimensiones. Un título que funcionaba a las mil maravillas gracias a su exquisito control, la constante sensación de reto y su particular sentido del humor. Un juego de lo más adictivo al que si analizamos como plataformas, pocos problemas podemos achacarle. Su testigo fue heredado por Tropical Freeze, disponible para Wii U y con unas cotas de calidad a su altura.

The Legend of Zelda: Twilight Princess

He dudado si meterlo en la lista puesto que el juego estaba concebido para GameCube. Finalmente, creo que merece estar entre los diez mejores juegos la consola porque el stock para la versión del cubo de Nintendo fue tan escasa que acabó siendo un fantasma escasas semanas tras su lanzamiento. Esta entrega bebe mucho de uno de los grandes de la historia: Ocarina of Time. Tiene sus defectos (esas praderas vacías y aquella engorrosa y aburrida mecánica de atrapar bichos de luz que se repite en varias ocasiones…) pero supuso un giro inesperado después del excéntrico The Wind Waker. Un tono bastante oscuro que chocaba completamente con la aventura marina que disfrutamos años atrás en GameCube. Además, ¿y lo que mola ver a Lin transformándose en lbo?

Fatal Frame IV: Mask of the Lunar Eclipse

El survival horror dirigido por Goichi Suda es la cuarta entrega de una saga más conocida como Project Zero, que es el nombre que recibe en nuestra tierra. Mask of the Lunar Eclipse nunca llegó a salir de Japón de manera oficial, pero se trata de un juego muy recomendable para todos aquellos que gusten de las historias de terror típicas del cine japonés como The Ring, The Eye y similares. Una ambientación sobrecogedora y un desarrollo que sigue la fórmula clásica del género que lamentablemente nunca pudimos disfrutar en nuestro país. Recientemente, la quinta entrega desembarcó en Wii U.

Super Paper Mario

La saga secundaria de nuestro fontanero lleva años saliendo a una entrega por consola (Nintendo 64, GameCube, Nintendo Wii, Nintendo 3DS y, recientemente, Wii U). Posiblemente, esta entrega no sea la mejor de todas, pero el hecho de jugar con la perspectiva permitiéndonos cambiar de dimensión a nuestro antojo me dejó un gran sabor de boca. Una aventura repleta de guiños al universo del Reino Champiñón, fresca y muy amena. El componente rolero es bastante superficial pero nos ofrece una forma distinta de disfrutar de Mario.

Metroid Prime Trilogy

Metroid Prime 3: Corruption es un buen exponente de la saga, si bien es cierto que soy de los que piensan que está muy —muy— lejos de las dos entregas vistas en el cubo de Nintendo. Es por eso que he querido aprovechar la ocasión para recomendar esta compilación que engloba las tres entregas de la saga. Lamentablemente, Metroid no atreviesa su mejor momento y no sabemos cuándo volveremos a disfrutar de una gran aventura a los mandos de Samus Aran, pero gracias a esta trilogía tenemos aventuras, exploración y puzles para rato. No habrá Ridley que se nos resista.

Super Smash Bros. Brawl

No podía faltar. Este sí que es el combate del siglo y no los que libran aficionados como McGregor y Mayweather. Los grandes iconos de Nintendo se citan para darse de tortas en escenarios míticos sacados de los universos de las mejores sagas de la gran N. El modo historia, llamado Emisario Subespacial, aportaba una mayor profundidad que de costumbre. A los Link, Mario, Pikachu o Bowser, entre otros muchos, se sumaba el invitado estrella: Sonic. El erizo azul de SEGA luchando a muerte contra Mario ¿Un fiel reflejo de la guerra de consolas que presenciamos en los años 90? También debutaban pesos pesados como Ike, de Fire Emblem o Solid Snake, de Metal Gear Solid.


Os dejamos con Satoru Iwata, que lamentablemente nos dejó hace algo más de un año, revelando al mundo Nintendo Wii.

Artículo relacionado