Call of Duty nació como respuesta rebelde a Medal of Honor

Call of Duty nació como respuesta rebelde a Medal of Honor

Call of Duty, la aclamada saga de Activision, nació como una respuesta rebelde a la mala experiencia de Vince Zampella en Electronic Arts

Debemos darle las gracias a Electronic Arts y Medal of Honor por la existencia de la franquicia

¿Sabíais que Call of Duty se creó como una respuesta rebelde contra Electronic Arts y su franquicia Medal of Honor? Porque eso es lo que ha asegurado Vince Zampella, creador de la saga y co-fundador de Respawn Entertainment.

En una entrevista ofrecida a IGN, Zampella ha hablado, entre otras cosas, sobre la creación y formación del estudio Infinity Ward y de cómo éste gestó la franquicia de Call of Duty. Cuando el entrevistador le preguntó si Call of Duty nació para rebelarse contra Electronic Arts y su serie Medal of Honor, Zampella afirmó que en parte sí. «Pero sólo un poco», aseguraba entre risas.

Parece ser que después del éxito que cosechó Medal of Honor: Allied Assault, el cual fue desarrollado por Infinity Ward, Electronic Arts quiso hacerse con el estudio y tanto Zampella como su equipo estaban en contra. «Al principio, cuando creamos el estudio Infinity Ward, trabajábamos con Electronic Arts y firmamos un acuerdo para desarrollar la secuela de Medal of Honor», explicaba Zampella. «A Medal of Honor: Allied Assault le fue tan bien que Electronics Arts quiso hacerlo internamente y nos intentaron obligar a formar parte de la compañía, pero nosotros no queríamos eso».

medal-of-honor

Electronic Arts intentó hacerse con Infinity Ward por todos los medios y en la compañía acabaron siendo tan insistentes y poco amables que Zampella y su equipo decidieron no volver a colaborar con ellos. En su lugar, se aliaron con Activision para igualar Medal of Honor con un videojuego que pudiese hacerle la competencia, y de ahí nació Call of Duty. «Una de las veces que en Electronic Arts intentaron hacerse los duros con nosotros, decidimos que ya habíamos tenido suficiente y que no queríamos seguir siendo parte de la compañía ni tener nada que ver con ella», rememora Zampella. «Como equipo, acordamos que no era eso lo que nos habíamos propuesto hacer a la hora de formar el estudio y nos marchamos para acabar trabajando con Activision y sí, la respuesta a toda esta mala experiencia fue Call of Duty».

Parece ser que la historia se acabó repitiendo, porque Zampella llegó a encontrarse en una situación similar con Activision y también dejó la compañía responsable de Call of Duty para formar otro nuevo estudio, Respawn Entertainment, trabajando así de nuevo con Electronic Arts. Y como sabéis, esta alianza está gestando el próximo Titanfall 2, a la venta el 28 de octubre, que está a la vuelta de la esquina. Esperemos que la experiencia esta vez sea sobresaliente y Zampella encuentre, por fin, su sitio en la industria.

Artículo relacionado