Opinión

El cachondeo de Sony con la retro-comerciabilidad

PlayStation 4