¡Cambia de canal que juega Fnatic!

¡Cambia de canal que juega Fnatic!

Igual que ahora vemos fútbol, baloncesto o la F1 en televisión en unos años veremos también los denominados “deportes electrónicos” o eSports. ¡No lo digo yo! Es lo que opinan muchísimos jugadores profesionales -y los no tan “pros”- de videojuegos. Alguno incluso ha aparecido recientemente en televisión. Es innegable que últimamente el concepto y la idea han crecido considerablemente y que cada vez oímos más hablar de jugadores y equipos profesionales que se dedican a competir en videojuegos como si de un deporte se tratara, ¿o de hecho se trata ya de un deporte?

Habrá gente a la que le resulte ridículo que jugar a videojuegos competitivamente sea considerado un deporte pero si el ajedrez lo es, ¿por qué no va a serlo un videojuego en el que el esfuerzo, habilidad e incluso agotamiento físico y mental son absolutamente necesarios para el progreso y lo más importante: ganar? El hecho es que hoy por hoy competir en videojuegos se puede considerar deporte y en el futuro se va a poder hacer cada vez más.

Dota-2-review-5Actualmente, el PC es sin duda el rey de los eSports ya que cuenta con varios de los videojuegos que más gente mueven en ese mundillo. MOBAs que están a la orden del día como League of Legends (Riot Games, 2007), Dota 2 (Valve Corporation, 2013), estrategia como Starcraft (Blizzard Entertainment, 1998-2010) o grandes shooters como Counter Strike (VALVE Software/Valve Corporation, 1999-2012). Por supuesto hay muchísimos más en varios géneros como carreras o lucha pero diría que éstos son, ahora mismo, los más importantes.

En los eSports podemos encontrar verdaderos profesionales o equipos de ellos que, como deportistas de élite, se dedican a esto. Algunos llegan a cobrar auténticos sueldazos y por supuesto viven de ello. Se entrenan cada día y acuden a grandes eventos y competiciones como el Dreamhack por poner un ejemplo nacional, ya que se celebra en Valencia. Premios en forma de altas sumas de dinero se encuentran en los primeros puestos, por lo que por razones para darlo todo y ganar no será.

No nos olvidemos de los espectadores. A muchísima gente le gusta ver competir a equipos de jugadores profesionales como, por ejemplo, Fnatic de League of Legends. El último Intel Extreme Masters en Katowice dio una imagen impresionante con 12000 espectadores presenciales en un estadio y más de medio millón a través de streaming. Los datos son más impresionante si recordamos las noticias que indicaban un numero de más de 70 millones de espectadores habituales de eSports en 2013. Además en China ya se planea la construcción del primer estadio exclusivo para eSports por lo que negar que éste fenómeno no va en pleno aumento es negar la realidad. ¿Será normal ver en unos años partidos de videojuegos competitivos en la televisión como si de fútbol se tratase? Probabilidades altas hay.

8398176037_ddfee30ef1_h

Un hecho que no gusta a algunas personas, entre las que me incluyo, es la poca variedad que hay actualmente entre los eSports. ¿A qué se debe? Hemos de suponer que simplemente hay comunidades de juegos más desarrolladas que otras. El PC es probablemente la mejor y más completa plataforma para el juego online y por ello, sus juegos suelen estar más preparados para ser un deporte competitivo. ¿Hay juegos que no pueden llegar a serlo nunca? Por supuesto. Para empezar uno sin multijugador queda directamente descartado. Luego también deben estar algo elaborados y mínimamente pensados para ello. No para ser un deporte, sino para crear una comunidad de competición. Hace poco tuve la oportunidad de charlar un rato con un administrador de la famosa Electronic Sports League y le hice una pregunta clara y directa: ¿puede un juego como Mario Kart (Nintendo, 1992-2014), en el cual el factor suerte y aleatoriedad están presentes, al margen de nuestra habilidad por supuesto, convertirse en un eSport? Su respuesta fue un rotundo “sí” alegando que cualquier juego con componente multijugador tiene posibilidades. Aunque no creo que cualquiera tenga posibilidades, sí que es cierto que hay mucho juego que no ha podido demostrar su potencial. Esperemos que tenga razón y que sea solo cuestión de tiempo y evolución que más juegos ganen seguidores. En consolas el reciente Titanfall (Respawn Entertainment, 2014) parece haber nacido para la competitividad con su multijugador online aunque existen otros ejemplos anteriores como es el fantástico metajuego de Pokemon o los diversos juegos de lucha.

En definitiva está claro que los deportes electrónicos tienen un gran futuro por delante y esperemos que vayan a mejor con una gran variedad de opciones y sean cada vez más considerados. Y por supuesto quizá estemos camino de ese futuro en el que lleguemos a pedir un cambio de canal en nuestro televisor porque queremos disfrutar de un partido de nuestro equipo favorito, sea el juego que sea.

Texto por David Nieto

Artículo relacionado