Contexto y condicionante

Contexto y condicionante

Mi campo principal es la Historia. A la hora de estudiar el pasado, el contexto lo es todo. Nada de lo sucedido en la antigüedad tiene sentido o cobra un significado total si no se inserta en un tiempo y un espacio adecuado. Son los condicionantes los que forman el significado, son las causas las que precipitan la consecuencia. Investigar el pasado requiere mirar con los ojos del pasado, intentar comprender como vivieron aquellos hombres y mujeres el episodio que intentas descubrir. Para ello, es importante conocer todo, al detalle, de lo que pudo suceder y envolver al suceso. Fernando Braudel, un reputado historiador de mediados del siglo XX estableció tres series de marcos temporales para estudiar cualquier acontecimiento: el largo, el tiempo natural o físico, el mediano, el contexto, y por último el coyuntural, el propio acontecimiento. Es decir, para conocer cualquier episodio puntual de una manera profunda y útil era necesario, según este historiador, remontarse al tiempo natural.

golden_sun-1448447Mi intención con la introducción anterior era fijar un punto: los condicionantes son importantes. Una obra no puede juzgarse únicamente por sí misma sino que es necesario fijarse en el marco que la sostiene para establecer o describir una imagen precisa. Dentro del mundo de los videojuegos, y entrando en el ámbito que nos interesa en este lugar, los condicionantes no se suelen medir, se obvian y en muchas ocasiones únicamente se critica o juzga el resultado final, como si este estuviera volando en una entelequia donde todos y cada unos de los videojuegos son iguales. Por supuesto esto no lo es, todos y cada uno de los videojuegos tienen un presupuesto de partida, están compuestos por equipos de diferentes tamaños y están ubicados en regiones o países con mayor o menos facilidad para el desarrollo. Sin embargo, nunca o en muy pocas ocasiones esto se tiene en cuenta a la hora de criticar un videojuego. Únicamente se marcan una serie de componentes que los miran con destreza y establecen un criterio común para todos aquellos títulos que se atreven a ponerse en sus manos.

Por supuesto, un videojuego realizado por una multinacional nunca podrá ser evaluado de la misma forma que otro desarrollado por un pequeño estudio ubicado en el sótano de la madre de uno de ellos. Los condicionantes, el contexto donde se forja la obra es realmente importante para entender la misma. No es lo mismo desarrollar un título en el libre EEUU que en la lejana Turquía. Estos componentes deben tenerse en cuenta a la hora de fijar un criterio y especialmente a la hora de dictar un veredicto sobre una obra. Un estudio con un gran presupuesto puede contar con un gran balanceo entre todas sus partes ya que su estado financiero permite contratar a diferentes perfiles profesionales que una pequeña empresa sería incapaz, forzándole a realizar todas las tareas entre ellos mismos como buenamente puedan.

443091_1273946580217_full

Sin embargo, esta tarea de emprendimiento casi aventurero, de intentar, con los medios más limitados posibles realizar una obra notable nunca, como hemos mencionado, se tiene en cuenta, sino que si el juego o título no cumple con las expectativas propuestas rápidamente corren a lapidarlo desconsideradamente sin tener en cuenta la pasión, el esfuerzo y las ganas que han invertido tres jóvenes en su proyecto personal alejado de grandes capitales y sumas de dinero y recluidos en el sótano de algunas de sus casas.

Por esto mismo, es importante el contexto donde se forja un videojuego o cualquier otra obra cultural. Por supuesto, no quiero decir con este texto que hay que engañarse y tomar como bueno lo que no lo es, pero sí reconsiderar nuestra postura y suavizar algunos comentarios sobre obras que han sido hechas con todo el cariño, la pasión y el esfuerzo con unos medios mínimos apuntando a la grandeza. El rasero nunca debe ser el mismo para los grandes estudios que para los que están comenzando y carecen de recursos necesarios para solventar todos los problemas que puedan desarrollarse durante el proceso de creación. Es necesario en una crítica establecer el contexto donde se ha forjado el proyecto, lugar y medios, además de por quién, es decir, tamaño del equipo y experiencia de estos.

Esta manera es la única en la que podemos comprender la verdadera naturaleza de la obra. Al igual que la única manera de entender la Historia es insertarla en un tiempo y un espacio, en un contexto, en definitiva, que nos ayude a comprender la complejidad del asunto.

Artículo relacionado