De primeras con: Super Smash Bros. para Wii U

De primeras con: Super Smash Bros. para Wii U

Quién mejor para hablar de Super Smash Bros. para Wii U que alguien que no ha jugado nunca… ¿o tal vez no? La verdad es que aunque he sido gran fan de Nintendo, no he vuelto a tener una de sus consolas desde la Super Nintendo, consola que disfruté como un enano por cierto. Las he probado casi todas, pero ninguna me llamó lo suficiente como para traérmela a casa. Sin embargo con Wii U, curiosamente la consola que “peor” le está resultando a Nintendo, sabía que tarde o temprano iba a caer. Y no hace mucho que por fin le hice un huequecito, debo admitir que en parte por este juego que nos ocupa.

Antes de seguir, quiero aclarar que aunque no he jugado nunca a un Smash Bros –si no contamos las partidas machacabotones de los eventos tipo Madrid Games Week, claro– sí que he jugado al All Stars Battle Royale. Esto lo digo porque seguramente salga aludido en más de una ocasión, puesto que es mi único referente.

ssbdirect176Ya que nos hemos puesto en situación, empecemos por el principio: abrir la caja. Cualquier jugador de hoy día sabe que los manuales de instrucciones, y demás posibles extras, han desaparecido casi por completo. Aún así tenía esperanzas en que Nintendo mantuviera esos queridos manuales tochos de hace unos años, sobre todo con un juego tan icónico como es Super Smash Bros. Mi primer error, dentro de la caja tan sólo acompañan al disco los típicos papeles de garantía/seguridad, que deben estar por ley, y un papel sobre el Club Nintendo –¿existe todavía?–.

Como no hay estudio previo, hay que meterse directamente en harina, donde imagino explicarán todo… ¿no? Aunque antes de eso toca ver una introducción con poco CGI, y mucho mostrar personajes y sus movimientos; más informativa que espectacular la verdad, pero suficiente. Aquí además el juego reconoce que es la primera vez que lo iniciamos, buena señal, porque aquí viene la explicación de cómo se juega a esto, o no.

El menú principal aparece con diferentes opciones de varios tamaños, en función de su importancia, imagino. El modo Smash ocupa casi un cuarto de la pantalla, así que ahí debe estar lo importante. Salen distintos modos, pero nada que explique cómo funciona cada modo, y mucho menos cómo jugar. Así que vuelvo y entro en cada opción de cada menú, donde aquí si encuentras algunos modos donde aparece un botón en que muestra un mini tutorial escrito.

ssbday27

Como está cada vez más claro que no hay tutorial, toca empezar a saco a ver qué pasa. Montones de personajes a elegir sin saber muy bien qué hacer, así que mejor ponerlo todo aleatorio con un oponente cpu, y aprender sobre la marcha. El resultado son unas primeras partidas caóticas, donde casi toda acción sale por casualidad. Toca estudiarse los botones del mando, para al menos saber qué estás haciendo, aunque lo estés haciendo mal –ataque smash… muy bien, ¿pero qué hace eso?–.

Tras unos 10 o 20 combates empiezo a entender bien qué es cada cosa, algo que un simple tutorial habría explicado mejor y más rápido. Aquí por ejemplo el All Stars tiene tutoriales para todo, incluídos todos los personajes con todos sus movimientos y cómo usarlos… aquí me esperaba algo similar o incluso mejor, pero nada. Al rato encontré un modo entrenamiento un tanto escondido entre tanta opción, pero no es lo mismo.

super_smash_bros_3ds_wii_u_12Una vez aprendido lo básico me meto en lo que realmente vale la pena, el modo online. Por suerte parece que en el modo “por diversión” también hay mucha gente tan perdida como yo, así que las primeras peleas son igual de caóticas. Objetos por todas partes que no sabes claramente qué hacen, como una bola brillante que permite hacer un ataque definitivo… que como tampoco sabes cómo funciona, lo más probable es que lo desperdicies las primeras veces o incluso te mates tú sólo –como con el de Sonic–.

Debo admitir, y esto es totalmente cierto, que el primer día acabé muy desencantado con el juego, hasta el punto de arrepentirme de haberlo comprado. Por suerte, a fuerza de seguir intentándolo la cosa mejora mucho. Poco a poco aprendí cómo se usan los ataques smash, la defensa y la esquiva –aunque con el gamepad es complicado usar esos botones– para al menos no ir totalmente a lo loco. Hasta me atreví a probar el modo “en serio”, donde es evidente que hay gente que conoce mucho mejor el juego –parece ser que quedarse en un extremo es una estrategia muy común, aunque poco divertida–, pero conseguí hacer un buen papel, e incluso ganar alguna partida. No está mal.

Un poco más adelante entré con un amigo para jugar juntos online. No sé si es que no sabíamos configurar bien el micro, pero el chat de voz del propio juego era desastroso: se acoplaban las voces, sonaba entrecortado… muy mal. La mejor opción fue dejarlo y usar un chat de voz del móvil. Probamos varias partidas de ejemplo para enseñarnos mutuamente lo que habíamos averiguado, pero enseguida quisimos ir a lo bueno: jugar online. O esa era la idea, ya que por lo visto no pueden jugar amigos juntos con otra gente online –y estoy hablando del modo por diversión–. O todos amigos o todos gente de internet… creo que es lo más absurdo que he visto nunca. No sé si fue suerte o casualidad, pero intentando entrar al mismo tiempo por nuestra cuenta acabamos en una sala online juntos. En serio me parece un sinsentido que no puedan entrar juntos dos amigos al modo online, porque el juego gana muchos enteros así.

fox

De nuevo por mi cuenta me pongo a investigar las demás opciones, como el Smash para 8 que me parece una locura total, una especie de juego de tablero que parece una mera excusa para jugar partidas con alguna que otra variante. O unos desafíos donde el objetivo principal es conseguir unas opciones de personalización del personaje, que sería muy interesante si no fuera porque creo que jugando online no se permiten personajes personalizados. También se pueden comprar una especie de trofeos, que si no me equivoco sólo sirven para coleccionarlos. Y hay una serie de personajes que se van desbloqueando muy fácilmente al vencerlos en un uno contra uno, llegando a formar un plantel impresionante. Pero también es cierto que varios de ellos son muy similares –Mario y Dr. Mario, Link y Toon Link, por ejemplo–.

Por lo que llevo jugado, Super Smash Bros me está pareciendo un juego divertido, con montones de alusiones a otros juegos –sobre todo de Nintendo, que apenas conozco– pero al que aparte de jugar online no hay mucho más que hacer. Los demás modos me parecen una forma de maquillar el modo Smash, lo más divertido del juego con diferencia. Pero la falta de un objetivo claro hace que me canse rápidamente, aunque al menos con tanto personaje a elegir le da algo más de vidilla.

featEn su momento no entendía el porqué la versión de Sony, el All Stars Battle Royale, no haya tenido ni una parte del éxito de los Smash Bros, ahora creo que ya lo entiendo mejor. Con el All Stars era imposible ser ni un poco competente en el online, hasta que no dominas bien el juego y los montones de ataques de tu personaje. En cambio con el Smash Bros enseguida puedes empezar a hacer cosas interesantes, sobre todo porque cada personaje tiene básicamente 8 ataques, de los cuales sólo 4 son realmente únicos. El Smash además usa un sistema de daños tan caótico como poco justo, en el que con un poco de suerte cualquiera puede eliminar a cualquiera, y que además ocasiona que el juego defensivo sea siempre la mejor opción.

Probablemente lo mejor sea el método de obtener puntos del Smash Bros: sacar al personaje del escenario. Esto da lugar a momentos emocionantes cuando te lanzan e intentas regresar sin caerte, o lanzar a los demás e intentar que no puedan volver. Ni siquiera un ataque Final Smash –la bola brillante– garantiza que consigas echar a alguien del escenario. El All Stars en cambio usa un método más clásico, los ataques finales –único modo de obtener puntos– eliminan a todo el que tocan. Mucho más justo pero también mucho menos emocionante. Todas esas cosas, incluído un plantel más limitado, hicieron que el All Stars Battle Royale se convirtiera en un juego injustamente olvidado.

MarioSSBU

Juego al Smash Bros de vez en cuando, unos cuantos combates nada más porque le veo falto de variedad. Con amigos seguramente me pasaría más tiempo, pero por algún motivo que sigo sin entender no han incluído esa posibilidad. Por lo demás me parece un juego bueno y entretenido, pero lejos de esas puntuaciones de 10 que muchos corrieron a darle nada más salir. Ir desbloqueando cosas es lo que da más vida a los juegos online, pero aquí no existe eso. Jugando sólo o con amigos consigues monedas, que mediante desafíos sirven para conseguir opciones de personalización –incluso nuevos ataques–, que no sirven en el online –¿para qué molestarse entonces?–. Ya no me arrepiento de haberlo comprado, pero tampoco es el bombazo que me esperaba después de todo el hype que ha ido generando. Quizá sea culpa mía por esperar algo… más.

Artículo relacionado