¿Debemos estar agradecidos a los traductores voluntarios?