Del cine al videojuego y viceversa

¿Por qué la única adaptación de la gran o mediana pantalla al videojuego que ha logrado triunfar ha sido The Walking Dead (Telltale Games, 2012)? ¿Por qué ninguna otra ha conseguido cosechar ningún éxito entre los videojugadores a excepción de otras que señalaremos más adelante? No es extraño, sin embargo, que a cualquier lanzamiento sonado en el cine o la televisión de una gran película o serie le acompañe su videojuego oficial. Son muchos los ejemplos para pararnos en ninguno. En la actualidad estos grandes lanzamientos multiplataforma están tomando lugar en dispositivos portátiles aprovechando el usuario medio de estos dispositivos, menos exigentes en cuanto a videojuegos se refiere. Aunque el éxito conseguido no es, sin lugar a dudas, el esperado.

Este hecho es paralelo a otro realmente parecido, las adaptaciones literarias a la gran o mediana pantalla ¿Cuántas cintas han conseguido contentar a los seguidores del libro original? Pero más importante aún ¿Cuántas películas han conseguido diferenciarse y marcar un hito cualitativo con respecto a su origen literario? El que esto subscribe propone dos ejemplos, El Padrino y El Nombre de la Rosa. Estas películas se han mostrado como hitos de las adaptaciones al libro ¿Y por qué se consideran así? Porque han desechado la descabellada idea que portan muchos directores de trasplantar literalmente la historia del libro a la pantalla sin percatarse de que son dos lenguajes diferentes ¿Por qué The Walking Dead ha conseguido el éxito donde otros han fracasado? Por esto mismo, porque Telltalle Games ha sabido distanciarse de la obra original y presentar su propia propuesta como ya realizaron con Back to the Future (Telltale Games, 2009).

Cada rama cultural posee su propio lenguaje y es muy popular entre los grandes productores aprovechar el tirón de un gran éxito para rápidamente clonarlo en otras disciplinas, sin embargo esto es imposible porque se deben seguir las normas de cada disciplina ¿Cuántos libros basados en películas han alcanzado la fama? Ninguno, y la razón se debe a esto mismo, a la diferenciación entre lenguajes. ¿Por qué ha conseguido el éxito la cinta de El Nombre de la Rosa? Porque su director, Jean-Jacques Annaud supo despojar a la historia desarrollada por el genial Umberto Eco de todo el contexto y parafernalia que rodea la novela. No en vano, El Nombre de la Rosa es una novela en exceso compleja y profunda que por alguna razón ha alcanzado el beneplácito popular. Y ha conseguido este beneplácito popular porque tiene muchos niveles de lectura y el más superficial es la historia del asesinato de monjes y la búsqueda del culpable por parte del protagonista. Es en este nivel superficial donde recaló el director de la película y es el que muestra en la obra cinematográfica alejándose del contexto de la novela poblado de filosofía y herejías medievales que harían a la película demasiado farragosa.

walkingdead1Este hecho, que incluso salta a la vista de lo evidente que resulta, no ha sabido calar entre el mundo del videojuego. Se debe a muchas y variadas razones, por supuesto, entre ellas las prisas por la realización del título y que éste aparezca al mismo tiempo que la película. Otra, por encargar su desarrollo a empresas con poca experiencia y sin resultados positivos anteriormente. Pero principalmente, la causa que se nos antoja evidente es la falta de compresión del lenguaje del videojuego y el intento de traspasar la obra cinematográfica tal cual al mismo. No han aprendido del modelo de Telltale Games de agarrar la película o la serie de televisión y despojarla de la parafernalia para quedarse únicamente con la esencia de la misma y a través de ahí construir el videojuego. Claro que esta misma compañía ha hecho trampas y ha creador historias originales nunca antes vistas en las demás versiones culturales del producto.

Sin embargo existen otros títulos que aunque de mayor o menor calidad han sabido arropar las películas sobre las que se basan y realizar con ellos videojuegos. Nos estamos refiriendo a toda las sagas nacidas a través de la etiqueta LEGO. Esta etiqueta, como hemos mencionado, ha acogido a las grandes sagas del cine popular y ha hecho con ellas diferentes títulos muy recomendables de plataformas y acción para todos los públicos. Para realizar esto han realizado el proceso que hemos señalado, despojar a la obra del lenguaje cinematográfico para construir con esa esencia un videojuego siguiendo el propio lenguaje de éstos mismos. Como ha ocurrido también con los nuevos títulos de Batman, por poner otro ejemplo conocido.

En definitiva, el cine y el videojuego, así como el videojuego o la televisión, el cómic o la literatura no poseen el mismo lenguaje así como tampoco los mismos elementos y es el papel del desarrollador conocer este hecho y despojar de atributos culturales a cualquier obra que se quiera trasplantar para realizar con ella una verdadera obra desde sus cimientos, creando de esta manera, videojuegos a la altura de sus hermanos literarios, cinematográficos o televisivos con el mismo nombre.

Artículo relacionado