El camino del jugador tradicional

El camino del jugador tradicional

Te subes a tu medio de transporte habitual frecuentado por ingentes masas de personas, ya sea el metro, tren o autobús, que se dirigen a cumplir sus obligaciones. Una imagen se repite, bastante frecuente y aparentemente normal en los tiempos que nos encontramos, cabezas inclinadas hacia abajo que concentran su vista en una pantalla que debe ser la mar de interesante.

Entre conversaciones de Whatsapp desafortunadas y twitteos que poco aportan te encuentras algún individuo concentrado en explotar burbujas u otro en alinear caramelos, por poner algunos ejemplos. En esa ensalada de plagios oportunistas y cutres para móviles y tablets te encuentras tú, el viciado de toda la vida, el “machacabotones”, el friki de las maquinitas, el jugador tradicional de videojuegos.

Angry_Bird_redA tus espaldas debidamente protegida y cuidada se encuentra tu videoconsola portátil con el cartucho del último lanzamiento calificado de sobresaliente a medio terminar y que tantas horas de diversión te va a dar. Sin embargo parece que tú no tienes cabida en ese entorno motivado por la moda que observas cada día. ¿En qué se parecen tus gustos videojueguiles a los de ese tío que está jugando con su móvil? Es bastante probable, salvo excepciones no muy frecuentes, que en absolutamente nada.

 

Por ahí nos dicen que las consolas están acabadas, sobre todo las portátiles, que el futuro está en los móviles y se basan para afirmar esto en el aumento descargas de juegos gratuitos más simples que un botijo. ¿Nos quieren decir que el que ha estado dándole a Dark Souls muriendo sin parar está condenado a jugar en un móvil? Creo que no pueden estar más equivocados. El jugador tradicional por supuesto que va a evolucionar porque es ley, pero sin olvidar de dónde viene. No creo que nadie se vea machacando pantalla -en lugar de botones- durante horas.

Echemos un vistazo al PC. El mundillo del PC resulta muy distante a algunos jugadores quizá por el uso de términos técnicos que en realidad no significan nada o el falso mito de que hay que haber estudiado un máster para su buen mantenimiento. Sin embargo en el PC te encuentras una comunidad sana y, en términos generales, amable. La comunidad me parece uno de los aspectos más importantes. Jugadores volcados por subsanar mediante mods los errores que, en teoría programadores y diseñadores profesionales, han cometido. Incluso creando contenido que nos puede llegar a divertir tanto o más que el juego en si. Nadie mejor que los propios jugadores sabemos lo que queremos.IMG_2259

Uno de los últimos logros de la comunidad pecera de internet son Pokemon Zeta y Pokemon Omicron. Dos juegos creados mediante RPG Maker que están causando furor. Descargables de manera completamente gratuita estos juegos ofrecen una aventura Pokemon como mucha gente ha soñado desde hace tiempo. Una dificultad elevada en la que los detalles marcan la diferencia y una historia madura y hasta poco recomendable para el público infantil. Juegos que nos dan cosas que es probable que jamás veamos de forma oficial por parte de Game Freak.

Ahora que por fin los jugadores ocasionales y los tradicionales están bien diferenciados en sus respectivas plataformas de “juego” veo cada vez una mayor diferencia entre la persona que busca pasar el rato en el autobús con la que vive su hobby de forma apasionada. Las consolas todavía sienten la necesidad de arañar parte del mercado ocasional con juegos de ese tipo porque lo consideran beneficioso. Otras que no hacen consolas pero si hacían grande juegos intentan probar suerte con sus sagas en el mercado de juegos móviles sin darse cuenta de que no son bienvenidos.

Es probable que de aquí a diez años la realidad virtual, tanto a la orden del día últimamente, esté completamente asentada y forme parte del vicio diario del jugador tradicional y ello implique que vamos camino de ese futuro que todos soñamos de pequeños -y no tan pequeños- en el que nos sumergimos en un mundo fantástico para vivir en primera persona grandes aventuras que hacen palpitar todos nuestros sentidos. Al fin y al cabo sentir buenas y grandes emociones que nos llenen es uno de los objetivos de la vida ¿Por qué no va a ser ésta una forma? Diversión es la clave.

Texto por David Nieto

Artículo relacionado