Opinión

El jefe final como recurso narrativo