De fanatismo, trifuerzas y otros tatuajes