Kickstarter ¿oportunidad para los emprendedores o nido de buitres en potencia?