Opinión

La exaltación del individuo