La Realidad desde el punto de vista de los videojuegos

La realidad ha suscitado para los filósofos de todos los tiempos un misterio que nunca ha llegado a esclarecerse en su totalidad. La pregunta planteada nos conduce a diversas argumentaciones y tantos puntos de vista como individuos hay en el planeta.

Para Descartes, todo era sujeto de duda así como el tema que nos concierne, es decir, la realidad no era tomada como realidad, puesto que según su tesis no es posible discernir entre el sueño y lo real. Por tanto, la cuestión que se plantea es: ¿sería posible que fuéramos la maravillosa creación de un desarrollador de videojuegos al más puro estilo de los juegos de simulación?

¿Podríamos ser producto de la invención de un genio?

La Realidad desde el punto de vista de los videojuegos 02En primer lugar, se plantea la primera cuestión de esta tesis: todo conocedor del mundo de los videojuegos y las consolas sabe que los personajes los manejamos nosotros mismos con un mando. Pero, ¿son conscientes los personajes de que es un ente exterior al juego, y no ellos, quien los maneja y determina todos y cada uno de sus movimientos y acciones para llevar a cabo su objetivo?  Evidentemente no. No pueden ser conscientes porque no sienten que sean manejados por nadie, por tanto, no pueden preguntarse si hay alguien exterior que determine su conducta. La segunda cuestión que se plantea es: si es posible crear todo un mundo virtualmente, así como objetos, vestimentas, armas, fauna, flora, etc. ¿No sería también posible que hubiera una raza superior, por ejemplo, que hubiese desarrollado virtualmente el planeta Tierra y toda la Galaxia, incluyendo así nuestra <<realidad>> como algo ficticio que solo existe y funciona mediante un ordenador o similares? Es perfectamente posible. Esto es así porque el hombre tampoco se ha preguntado nunca, ni se ha planteado, al igual que los personajes de nuestros títulos favoritos, que sea posible que esto ocurriese.

Asimismo, si se pudiera desarrollar la realidad virtual, títulos en los que el jugador pudiese hacer una inmersión corporal y mental completa dentro de un videojuego, ¿no percibiría lo mismo que percibimos nosotros en nuestra vida diaria?  Si estuviera avanzada esta técnica, se podrían crear sensaciones como las ráfagas de aire azotándonos, el frío o el calor, por poner un ejemplo. Por tanto, si esa inmersión completa se realizara en un sujeto que no es conocedor de que está siendo introducido en un mundo completamente virtual que teóricamente no existe, ni se le pasaría por la cabeza que el sitio donde él se encuentra es el resultado de la idea que ha tenido un desarrollador de videojuegos y que se ha llevado a cabo utilizándole como experimento.

¿Realmente podemos decir que lo creado virtualmente no existe, que es ficticio?

Esta afirmación sería contradictoria, puesto que algo que se ha creado es algo que ya existe. En el momento en que algo se lleva a cabo y se finaliza, ya forma parte de lo que nosotros llamamos ‘’realidad’’. Tomaré como ejemplo The Elder Scrolls V: Skyrim (Bethesda Game Studios, 2011). El mundo abierto en el que se desarrolla la acción-simulación, totalmente abierta y aleatoria, es Skyrim.

La Realidad desde el punto de vista de los videojuegos 01Skyrim es un mundo en el que incluso podemos ver en nuestra pantalla de televisor cómo por la noche aparece una aurora boreal casi idéntica a la de nuestro planeta, podemos interactuar con diferentes personajes ajenos a nosotros, a los que se conocen como NPC (Non player character) que significa literalmente <<personaje no jugable>> y son individuos desarrollados por la compañía para poblar el mundo que han creado pero no están controlados por otros jugadores, sino por el sistema. Los personajes que viven en Skyrim, tenderos, herreros, perfumistas, costureros… ¿son conscientes de que según el pensamiento actual no existen?. Por supuesto que no. De hecho, al anochecer, podemos verles volviendo a sus respectivas casas con sus familias, tal y como ocurre en nuestro mundo real al final de una jornada.

Conclusión

De estas argumentaciones, deducimos que lo que tomamos por ficticio no es ficticio, puesto que no se pude discernir entre ficticio y real si no conocemos que algo es ficticio de antemano.

Por tanto, llegados a este punto, solo queda preguntarnos directamente a nosotros mismos: ¿cabe la posibilidad de que esté viviendo dentro de un videojuego y mis pensamientos, sentimientos y objetivos solo sean una parte del genio de una persona que me ha creado para que otros me manejen por pura diversión?  Rotundamente sí. Y para demostrar la tesis, he de añadir un curioso hecho que nos ha pasado a muchos de nosotros. A veces, cuando pasamos por delante de un sitio o tenemos cierta conversación con otra persona, ¿no nos da la sensación de que ya hemos vivido esto en otro momento?

La Realidad desde el punto de vista de los videojuegos 03Si nos pusiéramos a pensar sobre ello, los gamers o aficionados al videojuego, podríamos compararlo con lo que ocurre con los llamados bugs. Si buscamos la definición de bug, nos aparece la siguiente explicación: ‘’Un bug es un error o un defecto en el software o hardware que hace que un programa funcione incorrectamente’’. Por tanto, nos hacemos la siguiente pregunta: ¿no sería posible que los llamados dèja-vu sean bugs o errores de un sistema que nos controla o, como cabe preguntarse en esta tesis, de un videojuego?

Texto por Marina Díez

Artículo relacionado