Cuando las mecánicas preceden al videojuego