Opinión

¿Mejor tarde que nunca?