My body is ready

My body is ready

“Mi cuerpo está listo”, con esta frase, el entonces y hasta ahora presidente y jefe de operaciones de Nintendo América, Reggie Fils-Aime, procedía a presentar en el E3 del 2007, Wii Fit.

Assassin´s Creed (Ubisoft Montreal, 2007), Halo 3 (Bungie, 2007), Soul Calibur IV (Namco, 2008), Metal Gear Solid 4 (Kojima Productions, 2008), Uncharted: Drake´s Fortune (Naughty Dog, 2007), Super Mario Galaxy (Nintendo, 2007), Mario Kart Wii (Nintedo 2008) son otros de los títulos que se presentaron, en esta conferencia, recordada por muchos, como el punto álgido del E3. En el 2007, cualquier poseedor, o deseoso poseedor, de una Playstation 3, una Xbox 360 o incluso una Wii, sólo oía una vocecilla en su interior; “My body is ready“.

Muy diferente es el panorama en el que nos encontramos hoy en día. Al ya poseedor de una Playstation 4 o una Xbox One, no le hacen falta 1024px-Nokia_Theatre_Los_Angeles_interiorvocecillas, necesita hechos, títulos, licencias nuevas, videojuegos en definitiva, para alimentar sus ansiosos depredadores domésticos del ocio. ¿Y dónde apunta la mira telescópica de nuestra esperanza? Pues la de muchos inocentes, en los que me incluyo, al E3 que se celebrará en menos de un mes. Y digo inocentes, porque si algo nos ha enseñado la tan conocida y flamante feria de los videojuegos es que año tras año, su “magia” se ha ido apagando. La esperanza por saber que esta generación tiene vida a corto plazo, es lo que alimenta a día de hoy la expectación por lo que sucederá en el Nokia Theatre de Los Angeles.

Hago un inciso, anteriormente no he nombrado a Nintendo, no porque menosprecie su máquina, sino porque ellos mismos ya se han desmarcado,. Por segundo año consecutivo no habrá conferencia en el E3. Sí habrá un evento similar a los Nintendo Direct para presentar sus novedades. Parece ser que por alguna u otra razón la empresa de Kyoto dejó de creer en la magia del E3.

Entonces, con Xbox One y Playstation 4, ¿qué? ¿Realmente ellas tienen el cuerpo listo? Ambas se anunciaron más o menos hará un año, y se presentaron en el E3 del 2013, y prácticamente sólo eso, se presentaron máquinas con estructuras y arquitecturas nuevas capaces de mover, ¿qué?. Ninguna de las dos presentaciones se acompañaron de juegos que a día de hoy puedan, no demostrar el potencial de las videoconsolas, ya que también sería prematuro para ello, sino que ni siquiera un “vendeconsolas” decente. Xbox One y sus titanes ofrecen novedades jugables aunque gráficamente no sea todo lo esperado para una nueva generación, y su competidor ofrece la tercera parte de una saga con licencia exclusiva, la cual, si gráficamente sí se nota el paso de generación, jugablemente no ofrece más que un modo historia.

bp0jrfxcyaalwrwPor lo tanto, ¿para qué está listo nuestro cuerpo? Es cierto que la comunidad ansiaba una nueva generación, viendo como los ventiladores de las 360 o Playstation 3 se pasaban de vueltas intentando exprimir los últimos títulos en salir a la luz, para ofrecernos gráficos cualitativamente más que aceptables para las máquinas que teníamos entre las manos, ello mismo nos hacía pensar que si una estructura del 2005-2006 es capaz de alcanzar semejantes resultados, de qué sería capaz algo nuevo. Pero ¿y las compañías? ¿Ansiaban el salto o simplemente escucharon al graderío, limitándose a alzar el pulgar cómo si de un espectáculo circense se tratase?

Recientemente, Sony ha puesto fecha a uno de sus títulos atrasados y que en su día fue pensado como un vendeconsolas de Playstation 4. Se trata de un juego de conducción que saldrá con una resolución de 1080p y a 30 fps. Dios dio a Moisés la esperanza de la tierra prometida y las empresas de los videojuegos dieron al público la esperanza de los 60 fps a esta generación. ¿Y que nos encontramos? Un juego basado en la velocidad, género dónde son más que necesario los 60 fps, reducidos a la mitad.

En definitiva, yo tengo el cuerpo listo para una nueva generación, así como la mayoría de los que conformamos el bando “clientes” en el sector de los videojuegos, pero lo que cada día me queda más claro es que desde el otro bando, el de las empresas encargadas de surtirnos de juegos y horas y horas de diversión, no demuestran el mismo sentimiento. La bala está puesta en la recámara y sobre ella grabada la leyenda “E3 2014”, sólo hace falta que este proyectil sea bien aprovechado y devuelva la ilusión a esta deseada generación.

Texto por David Galán

Artículo relacionado