Opinión

No Man’s Sky, vivir a la altura del hype