Opinión

El exceso de nostalgia nos impide disfrutar de los videojuegos