Opinión

¿Por qué llamamos niños rata a los jugadores jóvenes?