Opinión

PS4 Pro ante Xbox Scorpio: ¿mal menor o error garrafal?